Ramón Frade

Nómada: Tres culturas, una infinidad de influencias

Europa, Centro América y África se reflejan en las obras del italo boricua Francesco Baronti en su exhibición Nómada ubicada en el Museo de Arte y Diseño de Miramar (MADMi), una muestra que representa una diversidad de influencias que cuentan la historia de su vida alrededor del mundo.

Reseña

Tanto en su discurso artístico como en la vida del artista, la trialidad está presente. En sus obras se reflejan influencias tanto visuales, como artísticas y culturales. Francesco Baronti es italiano por parte de su padre, puetorriqueño por parte de su madre y también tiene influencia Africana. 

Según el artista, su  trabajo se basa en la pasión, dedicación e historia. Sus piezas tienen una personalidad extrovertida, colorida y diversa. Baronti se inspiró en diferentes movimientos, artistas y personajes  que lo llevaron a crear su propio estilo. La propia clasificación titular de Nómada, trasciende de su estilo de vida, pues cada pieza toma un poquito de cada influencia y crea su propia esencia. 

Sería difícil compartir cada detalle de esta muestra. Pero como el tres es nuestro número guía, compartiré con ustedes tres elementos recurrentes en la exhibición y el papel que juegan en los diferentes contextos. 

Colorido, colorido el plátano 

Foto – 90 Grados

Aunque Baronti se crió en Livorno, Italia, el artista tiene la mancha de plátano bien presente. El racimo de plátano es un elemento repetitivo en las obras del artista, haciendo referencia artística al legado de Francisco Oller y Ramón Frade.

 Luego de los huracanes Irma y María, Baronti volvió de Italia a Puerto Rico y comenzó a desarrollar su obra integrando elementos caribeños. “Cogí un pequeño espacio en Viejo San Juan para plantar bandera nuevamente en Puerto Rico. Empecé a buscar objetos bien territoriales. El plátano ante todo siempre lo veo donde sea y siempre en un aspecto moderno y antiguo”, dijo. 

 

Foto- 90 Grados

Aunque el plátano es bien representativo de la cultura puertorriqueña, también se podría asociar con nuestra afrodescendencia, pues es una planta de origen africano. La africanidad influye a Baronti en otro contexto, pues vivió un tiempo en Somalia y completa la tercera de las culturas representadas en su muestra. 

Imagen Suministrada

La mayoría de las obras de Baronti incluyen a diferentes figuras diminutas que intervienen en el elemento principal. Cada uno conforma personajes convencionales que conocemos por la cultura popular. 

“Dan equilibrio y transforman dimensiones también. Los personajes le forman la  sombra alrededor y le dan dimensionalidad”, explicó Baronti. En este contexto, los comparó con los mimes que intervienen en las frutas. Analógicamente hablando, el plátano es ese boricua que poco a poco es influenciado por las distintas partes que se van integrando en su vida y le otorgan su forma de ser. “Nosotros somos el producto de una sociedad, cada uno está moldeando su alma y su personalidad”, expresó. 

Pinocho: Tu voz interior 

Uno de los personajes recurrentes en las piezas de Baronti es el títere o Pinocho. Una de las características más comunes del personaje  es la mentira. Sin duda, es una de las razones por la que lo implementa el artista, pues es una característica  humana que influencia en la personalidad. “Siempre está representada la mentira en la nariz que te lleva a los cuentos de pinocho. La mentira no por fuerza tiene que ser mala, sino que hace parte del ser humano”, explicó Baronti. 

Imagen Suministrada

La conciencia moral es parte de la enseñanza del cuento, y en la muestra de Baronti el personaje puede representar dicho elemento. El personaje de la historia Pepe Grillo la describe como es esa voz interior que nos obliga a actuar de una forma y que nos dice si son correctas nuestras acciones, lo que capacita al ser humano para captar y vivir los valores humanos. 

Además, juega también un rol representativo de la cultura, pues Pinocho es un personaje de origen italiano.

Amuleto de la suerte 

Los animales son otro elemento presente en varias de las obras, como el mono, los rinocerontes, la paloma y las mariposas. Sin embargo, hay especies que hacen su debut más que otras, entre ellas el elefante. Baronti le atribuye diversos significados, pero explicó que alude a la representación del hombre y a la vida.  Entre ellos se puede destacar la suerte, fortaleza, sabiduría, espiritualidad, fertilidad  y, por otro lado, su cultura africana. 

El Juego.  En la India, el elefante que lleva la trompa hacia abajo representa la longevidad y la fertilidad. En Tailandia, la trompa hacia abajo significa estabilidad en el hogar – Foto 90 Grados

Por más contexto que haya detrás de cada pieza, la magia existe en la interpretación individual. Cada pieza cuenta su propia historia, y son muy representativas de la realidad que vive la sociedad. 

“Todos somos diferentes, aunque somos lo mismo porque somos humanos. Pero, somos el producto de algo y cada uno vive su teatralidad también”, dijo el artista.

Francesco Baronti desea, no tan solo impactar a aficionados en las artes sino a jóvenes y niños que se intriguen por la colorida muestra. Además, el Museo contará con varias actividades y talleres de los que los visitantes pueden participar semanalmente.  

La exhibición estará abierta al público hasta el mes de septiembre de 2022, en el horario de martes a sábado de 10 a.m. a 5 p.m. Durante semana santa, el museo permanecerá cerrado el viernes 15 de abril.