Fernando Madera

Fernando Madera, más de una década de música con sabor boricua antillano

El cantautor puertorriqueño celebró con explosivo concierto de sabores musicales, más de 10 años trayectoria musical. El pasado sábado 6 de agosto, en el escenario de arte alternativo, La Respuesta, Fernando Madera celebró más de una década como cantautor. La celebración se dio a manera de concierto donde presentó un recorrido musical por más de diez años de su trayectoria como músico reconocido en Puerto Rico, Santo Domingo y Estados Unidos. Acompañado de su banda, compuesta de músicos locales.

Fernando Madera y Tanicha López – Imagen Suministrada

“Es la primera vez que tengo la oportunidad de presentar mi música con la banda completa desde el 2017. Creo que es hora de regalarle a mi público el concierto que se merece”, expresó Madera.

La misma se compone de:

       Jorge “Bebo” Rivera- Dirección Musical, teclados, sintetizadores

       Manuel “Kike” Rodríguez– Bajo

       Jan Carlo Rivera- Batería

       Tanicha López– Voz, coros, percusión

       Dalí Marie Dávila– Percusión, coros

       José A. Blondet– Guitarra Eléctrica

       Daniel Ramírez- Trompeta, flugelhorn

       Víctor Román– Sax Tenor

Apoyando la escena local, el concierto comenzó con la música y voz del cantautor nicaragüense, Rigo Alvarado conocido como Rigoazulado, quien reside en Puerto Rico desde el 2017. Rigo se encuentra estrenando el lanzamiento de un nuevo disco, Intermitente, en colaboración con la cantautora puertorriqueña Karina Vélez.

Fernando deleitó al público con su estilo único de cosmos sonoro en un repertorio contenido de sus creaciones que mezcla entre géneros que van desde el bolero filin, la nueva trova y el blues hasta el funk, el jazz bebop y el reggae.

“Han sido diez años de altas y bajas que han traído como resultado demasiadas canciones, todas tan distintas. Es hermoso aprender y crecer a toda costa de la mano de la música”, concluyó.

Fernando Madera: una cromoterapia musical y la palabra libre

/

Me comentó: «¡Qué linda pregunta para empezar!». Y es que me urgía saber cómo entiende la música desde el impulso espiritual. El ánimo vigoroso de su expresión podría considerarse contradictorio a su respuesta. Pero no. Esa conexión psíquica y hasta corporal con las notas le ofrendan —como una madre con los brazos abiertos a un hijo— la calma, el sosiego. Más aún, afirmó que era su forma particular de traducir y articular una palabra tan vasta como lo es Dios.  Continuar Leyendo