Art

Ubica en Roma el espejo del país de las maravillas

En la amplia entrada de la villa del siglo XVII en 167 Via Giulia, una nueva e impactante instalación reflectante impresiona a los huéspedes y visitantes.

El efecto es magnético y casi desconcertante. Es un espejo de maravillas, algo sacado de la famosa y onírica novela de Lewis Carroll, que te lleva a “otro” mundo excéntrico y visualmente impresionante. Al igual que el viaje de Alicia por la madriguera del conejo, de repente te hace creer en lo imposible.

La gran superficie de la pared espejada, de 4.5 metros de ancho por 4 metros de alto, se divide en varias secciones, todas las cuales se mueven por sus propios medios. La estructura cataliza los múltiples ángulos y perspectivas del espacio en un juego de reflejos constantes, reubicando fragmentos inesperados de la escena en una imagen caleidoscópica y resplandeciente.“Como en todos nuestros proyectos, trabajamos con un enfoque a medida, partiendo de las especificidades del entorno para crear una pieza que pudiera resaltar el carácter único de un espacio con una identidad tan fuerte. En el gran salón de 60 metros cuadrados, el espacio vacío prevalece sobre la solidez. Las paredes decoradas a mano representan un bosque de pinos romanos pintados de blanco sobre una base de pan de plata, como una especie de jardín de invierno virtual. Queríamos evitar la sobreabundancia y el exceso. Eso llevó a la idea de una instalación que no es ni autoritaria ni imponente, sino más bien una pieza moderna que puede encontrar un equilibrio armonioso con su entorno histórico. Fue diseñado y construido para crear un diálogo con el interior y orientar la mirada en el espacio, en lugar de capturarlo”, dice Fabio Mazzeo, director de arte de Fabio Mazzeo Architects.

 

La instalación enfrenta y devuelve la imagen de otro precioso espejo del Renacimiento: una coexistencia estilística mutuamente respetuosa entre dos obras de arte creadas con 500 años de diferencia.

Otra pieza destacada de la sala, y parte de los reflejos cambiantes, es una imponente mesa escultórica diseñada por Fabio Mazzeo Architects.

Estética y funcional al mismo tiempo, la instalación está integrada con un monitor que utiliza tecnología de pantalla de espejo, que enriquece la superficie reflectante con sugerencias visuales y es utilizado por el equipo para presentaciones a clientes.

El fondo cubierto de pan de oro y la luz de fondo resaltan las fracturas del espejo, que se concibe como un objeto semidinámico. El efecto es casi el de una corriente interna, una energía subterránea pulsante: las mismas vibraciones que animan al equipo de Fabio Mazzeo Architects. Son un verdadero colectivo creativo donde cada talento, bajo la cuidadosa y carismática supervisión de Fabio Mazzeo, es libre de expresarse. Este trabajo colectivo es el que dio forma a la instalación, al involucrar a artistas, pintores y artesanos que han colaborado con el estudio durante años, como en un taller neorrenacentista.

Entre el arte, la arquitectura y el diseño, esta es una pieza que narra la forma de ser y diseñar de Fabio Mazzeo Architects, invitándonos a cruzar un espejo: del otro lado, podemos imaginar y experimentar nuevas y emocionantes visiones de la belleza.

También es posible reservar una visita para ver la instalación específica del sitio en la sede de Fabio Mazzeo Architects, ubicada en el piso principal del Palazzo Baldoca-Muccioli en Roma, enviando un correo electrónico a info@fabiomazzeoarchitects.com o llamando al +39 06 92592411.

Mesa Art, un juego geométrico

/

La mesa Art es la expresión de una intuición de diseño clara y racional, como la forma geométrica que inspiró al diseñador Gino Carollo. Continuar Leyendo

Celebrando el verano

Metrópolis ha diseñado la Casa de Playa Palabritas en Perú para que la arquitectura actúe como marco de la vista hacia la playa. La estética de la casa celebra el verano con sus curvas de líneas modernas que nos recuerda a la arquitectura brasileña de los años sesenta. Toda la casa ha sido trabajada en color blanco con acentos en color rojo tanto en elementos principales como la piscina, así como con el mobiliario. El exterior de la casa está trabajado como una caja blanca elevada, expuesta por el frente. Uno de los lados tiene una celosía de concreto en base a una composición contemporánea con perforaciones que permite darle una transparencia desde el interior sin perder intimidad. La sala y el comedor están dispuestos en el frente de manera que se integren a la terraza desplegando las mamparas de vidrio.

Continuar Leyendo