La Leyenda del Rock Puertorriqueño Carli Muñoz Presenta Su Autobiografía

/

El pasado 29 de noviembre, el músico puertorriqueño Carli Muñoz presentó al público su autobiografía A Fool’s Journey”, un relato de sus vivencias antes, durante y después de formar parte de la legendaria banda de rock The Beach Boys. En el conversatorio moderado por Juan Peña, Carli compartió algunas de las  anécdotas que lo inspiraron a escribir la historia de su vida.

La presentación de A Fool’s Journey”, auspiciada por The Bookmark, se llevó a cabo en el recién estrenado Liberty Square ubicado en San Patricio Plaza.

Los recubrimientos del Liberty Square Quartz Essence de Caesar Ceramiche fueron suplidos por las tiendas The Tile Shop y The Marble Shop en Puerto Rico. (Valeria Falcón)

El título del relato autobiográfico de Carli Muñoz hace referencia a uno de los arcanos principales del sistema del tarot, “El Tonto”.  Este arquetipo representa al “inconforme” cuya ambición lo impulsa a emprender “un viaje a lo desconocido”. Las lecciones y las experiencias que acumuló Carli durante  su vida constituyen los capítulos del libro. «Mucha gente me decía “Carli por qué no escribes un libro de The Beach Boys”, …[pero] yo nunca quise. Si uno está con un grupo de una magnitud como la de los Beatles, lo ven a uno en ese contexto, y se hace bien difícil tener otra vida. Yo quería mostrar en el libro que tuve una vida antes y después de The Beach Boys», compartió Carli con el público presente.

Su historia comienza en la etapa de niñez. Carli era un niño inquieto, inadaptado al rigor de la educación tradicional. Sus inclinaciones artísticas y personalidad soñadora le impedían sacar buenas notas en el colegio. «Las instituciones tienden a encasillar a uno…pues yo no era parte de ese encasillado y [el colegio] no sabía cómo bregar conmigo, mi mente funcionaba de forma diferente», dijo. Desde esta temprana edad, Carli pasaba sus días imaginando mundos fantásticos y soñando con la música que llegaría a tocar algún día. «Mi padre me daba 10 dólares si yo sacaba una D… en esos tiempos eso era mucho dinero. Yo iba a la escuela a soñar y a dormir… a hacer ritmos sin que nadie se diera cuenta…», relató.

“A Fools Journey”, disponible en la librería The Bookmark (Daniel I.)

En su temprana juventud, Carli asistía a los conciertos nocturnos de jazz en el Holiday Inn de Isla Verde. El artista narra cómo una de aquellas noches le surgió la oportunidad de sustituir al bajista de la banda. «Yo fui con mi voz de niño y dije: “yo puedo sustituirlo [al bajista]”, y ellos se viraron y vieron que no tenían otro remedio. Era un espectáculo de jazz bien complejo, y lo hice…quizás no tan perfeto, pero lo hice bastante bien», relató. Su desempeño como músico le ganó un espacio en la banda de Monchito Muñoz con quien comenzaría una exitosa carrera en el piano. «A penas con 15 años estaba con el grupo de jazz más reconocido de Puerto Rico. [Al grupo] venía [a tocar] gente como el baterista de David Brubeck. Eran unos tiempos maravillosos para la música», dijo.

Al igual que muchos de sus contemporáneos, Carli comenzó a experimentar con LSD durante aquellos años. Sin embargo, su uso no era recreacional. «El LSD en esos tiempos todavía era legal. Era simplemente algo experimental y no había ningún estigma con esto. Mis padres estaban relax, no tenían ninguna oposición», aclaró. Para Carli, el consumo de la droga psicoactiva formaba parte de un proceso de autoexploración acompañado de lecturas filosóficas de Aldoux Huxley. «Era atrevido porque era un viaje interno que te afecta los sentidos, y luego entras profundamente en el subconsciente y te das cuenta de muchas cosas que de otra manera no sería posible en una vida», expuso.

Luego de su primer éxito en el jazz, Carli se integró a The Living End, una de las bandas puertorriqueñas de rock más reconocidas durante la década de los 60. El éxito de su nueva banda lo convenció de probar su suerte en Nueva York. Con tan solo 11 dólares en el bolsillo, Carli viajó a la Gran Manzana junto a su banda. «Ya en ese punto tenía un grupo. The Living End era la mejor de rock en aquellos tiempos. Fuimos de las primeras bandas que llevamos las cosas a otro nivel en Puerto Rico», contó.

Carli Muñoz interpretó el piano durante la presentación del libro. (Daniel I.)

Tocar el piano en los Estados Unidos lo llevó finalmente a California en donde conoció a The Beach Boys, una de las bandas más famosas del género rock de todos los tiempos. Gracias a su talento y esfuerzo, Carli se integró a la mítica banda en su gira mundial durante los años 70. No obstante, sus aspiraciones personales y el conflicto entre los miembros de la banda lo llevaron a abandonar la agrupación. «En algún momento lo decidí [abandonarlos]… ya yo tenía una familia, eran todos chiquitos. No me gustaba dejarlos solos con mi esposa. También había problemas dentro de los mismos Beach Boys que son de conocimiento común. Había rivalidades y eso afectaba el ambiente», afirmó. Esta decisión le permitió a Carli dedicar más tiempo a sus hijos, adentrarse al mundo del jazz, y estudiar cine en California.

En la actualidad, Carli es el propietario de Carli’s Fine Bistro & Piano, un exitoso restaurante ubicado en la zona turística del Viejo San Juan con una trayectoria de más de 25 años. El músico puertorriqueño se presenta todas las noches para deleitar al público con su virtuosismo en el piano. «Hay noches en que tengo invitados. Siempre toco los martes y los viernes. Ya para las 9, estoy presente», anunció. Su más reciente producción musical se titula: Galimatías y está disponible en las plataformas digitales.

Para adquirir el libro de Carli Muñoz, pueden visitar las librerías The Bookmark ubicadas en San Patricio, Santurce y Hatillo. También pueden visitar su restaurante Carli’s Fine Bistro & Piano y disfrutar la música en vivo de esta leyenda del jazz y el rock puertorriqueño.

Historia Anterior

A Celebrar La Fiesta De Las Humanidades En El Museo de Las Américas

Próxima Historia

Festival Color Caribe Celebra Exitoso Junte De Arte, Música Y Cultura

Recientes de Entrevistas