Margot Krasojević Architects desarrolla un software de simulación de corrientes oceánicas para diseñar un hotel flotante

/

Al contemplar la relación entre arquitectura y medio ambiente se evita transformar la naturaleza completamente. Por tanto, se tiene en consideración los factores climáticos y ambientales, materiales, fuentes de energía renovable, nuevas tecnologías y estrategias de diseño.

Ante el aumento en la contaminación plástica del territorio australiano el archipiélago de Cocos (Keeling) en el Océano Índico, la situación ha permitido la muerte de los cangrejos ermitaños, siendo indispensables para dispersar semillas y fertilizar el suelo, por lo que su declive podría tener un impacto significativo en los ecosistemas circundantes.

Por esta razón, Margot Krasojević Architects desarrolló un software de simulación de corrientes oceánicas que crea un mapeo de la acumulación de la mayor densidad de desechos plásticos, que se utilizó como punto de partida para comprender cómo recolectar estos desperdicios y ponerlos en uso constructivo en la producción de una isla artificial con un hotel flotante.

Margot Krasojević
Margot Krasojević

El concepto del hotel en sí es evolucionar como una estructura continua y autorreparable.  Es a través de filtros y “brazos” extendidos inflados que recolectan y depositan los plásticos para colocarlos en una malla, que actúa como dispositivo de flotación.

Margot Krasojević

La isla consta de bolsas llenas de malla de plásticos oceánicos recuperados, desde botellas hasta neumáticos; esto luego se entrelaza para crear un vertedero flotante. El área está anclada al fondo del océano mientras que la arena y el limo se depositan en los dispositivos de flotación de plástico recuperado. La idea es hacer que el área sea hospitalaria para nutrir los árboles de mangle cuyas raíces crecen alrededor de las bolsas de plástico llenas de malla, cementándolas para crear una estructura estable. Los manglares se han utilizado como métodos de defensa contra inundaciones al capturar o atrapar sedimentos para autoconstruir un tipo de muro de defensa, además de actuar como prevención de inundaciones debido a que sus raíces se hinchan y absorben el agua evitando que la isla se vuelque o se hunda.

Margot Krasojević
Margot Krasojević

Debido a su ubicación, y su clima tropical la arquitectura para el hotel flotante considera la llegada de una tormenta. Un elemento de diseño importante es su estructura plisada de correas entrelazadas, hecha de malla de fibra de hormigón con semillas biodegradables. Estos “tentáculos” se liberan de la cerámica al entrar en contacto con el aumento del nivel del agua. Se expanden e inflan en el oleaje que se aproxima y se hunde a medida que absorben el agua creando una barrera artificial que atrapa los sedimentos y absorbe el agua de la inundación. En principio, son las raíces artificiales del manglar las que son el chaleco salvavidas de la isla en caso de emergencia, ya que expanden el sedimento atrapado creando una tierra diseñada artificialmente casi como una pista inflable. Cada tentáculo completamente sumergido se expande y cae sobre el siguiente creando una pared temporal que evita que el agua inunde la isla mientras la sostiene en caso de daño. Una vez que la tormenta se estabiliza, los tentáculos se vacían. Usando bombas alimentadas por paneles solares, el agua se redirige fuera de la isla y se libera en el Océano Índico. Los tentáculos se expanden al impactar con la presión del agua que retiene la flotabilidad de la isla.

Margot Krasojević

El hotel ofrece una serie compartimentada de habitaciones con dosel y terrenos para acampar. Las duchas utilizan agua de mar filtrada y destilada que se bombea a las instalaciones mediante energía solar.

La isla crece según sus habitantes que llegan a su orilla en barco. Es un hotel de tierra de autoconstrucción que se convierte en un edificio comunitario. En fin, el proyecto busca que los huéspedes tengan escapadas utópicas, corrigiendo los desequilibrios ambientales de la contaminación plástica en nuestros océanos mientras disfrutan de la belleza de una escapada a una isla oceánica autoenriquecida, autosuficiente y autónoma.

http://www.margotkrasojevic.org/

 

 

 

 

Historia Anterior

Artesana de mundillo Nellie Vera recibe el National Heritage Fellowship Award

Próxima Historia

Porsche apuesta por una infraestructura y arquitectura sostenible en la isla

Recientes de Arquitectura