Arq. Javier De Jesús-Martínez

Ensayo Curatorial: Autora (La Metamorfosis de la Maternidad)

La exposición “AUTORA: Muestra de obras inspiradas en la figura materna de artistas invitadxs” en el Centro Cultural Carmen Solá de Pereira es una exploración polifónica donde la maternidad y su representación se vuelven epicentro de un diálogo artístico y cultural. Curada por Sonia Milagros Méndez Cintrón en colaboración con Ana Iris Torres Torres, presidenta del Centro Cultural, esta muestra colectiva aglutina a artistas de distintas partes del archipiélago puertorriqueño, cada uno abordando la temática maternal desde ángulos mediáticos y conceptuales diversos.

La elección del título AUTORA es intencional y de múltiples significados, implicando no solo la autoría en el sentido artístico, sino también aludiendo a la creación en su máxima expresión: la figura materna y sus múltiples manifestaciones. Como señaló Gaston Bachelard, “la reverberación del espacio creativo se encuentra en el interior mismo de la maternidad” (La Poética del Espacio, 1958), una idea que resuena en la disposición y diseño de la exhibición. Los trabajos presentados dialogan con la figura materna no solo como origen de vida, sino como fuente de inspiración inagotable y moldeadora de visiones artísticas.

La entrada a la exposición es magnética y protagonizada por la obra Madregesta de Juan Crespo De León, una imponente escultura de madera, inaugura la muestra con una presencia protagónica. Crespo De León utiliza la textura y el material orgánico del tronco para esculpir no solo una figura, sino también un concepto de maternidad arraigado en lo terrenal y lo etéreo, haciendo eco a la idea de madre tierra, una constante en diversas culturas y representaciones. Crespo De León exhibe en Madregesta su pleno dominio técnico emanando del material una figura que nos sobrecoge de emociones y sentimientos por su sublimidad.

Obra: Madregesta Artista: Juan Crespo De León

Justo a la izquierda de la entrada de la sala, la curadora emplaza una secuencia de tres obras que inicia un con una pieza ancla Grosellas de Gloriann Sacha Antonetti y Juan Pablo Vizcaino la cual celebra la maternidad desde una perspectiva más íntima y personalizada. Este altar es un homenaje a las madres biológicas y a aquellas que nos acogen simbólicamente, enfocándose en la hermandad y la conexión afectiva que trasciende la consanguinidad. La obra, cargada de simbolismo frutal y texturas orgánicas, invoca la sensualidad y la nutrición, elementos esenciales de la maternidad.

Esta secuencia es complementada por dos obras, Retrato de la semilla de Josefina de Andrés Octavo y La Matriarca de Rafael Enrique Vega, que exploran representacionalmente la intimidad de la relación maternal en medios distintos como la instalación y la pintura en acrílico respectivamente. La instalación de Octavo manifesta por un lado la acumulación de memorias a través de las imágenes fotográficas y objetos símbolos y muebles que ornamentan y embellecen la cotidianidad y la propagación de una herencia maternal que se propaga de generación a generación. Mientras que Rafael Enrique nos presenta la mirada intima, amorosa y tierna de su abuela materna; su amada Guela, Elisa Rivera Quiñones queda emblematizada entre ornamentos y patrones que enmarcan su rostro. Esta secuencia integra una la pieza Mi Legado de Lourdes Soto, una obra en repujado en metal, representado un árbol humanizado anatómicamente haciéndose raíces mientras se erige dramáticamente en el firmamento.

Foto de Guela, Elisa Rivera Quiñónez al fondo Obra: Matriarca, Artista: Rafael Enrique Vega

En contraste directo con estas representaciones ancestrales, naturales y familiares, encontramos una secuencia poderosa de obras que representan otras realidades, allí donde el sufrimiento físico, psicológico y social de la gestión maternal se palpa a lo largo de todo el ciclo biológico humano. Ellas También de Rachel Smith Sepúlveda, un memorial dedicado a las madres palestinas. Esta instalación utiliza la materialidad de tela y pedrería para narrar historias de violencia, resistencia y esperanza. La presencia de una bandera Palestina ensangrentada y flotante habla de las madres como pilares en tiempos de crisis y guerra, articulando una solidaridad global con las madres que luchan y resisten en circunstancias extremas.

Esta temática se complementa con las obras de Noche de la Fertilidad de Tato Gonzalez y Torso con Mariposas de Omar Ortiz. González nos presenta a las transformaciones corporales de la maternidad a través de una pintura en acrílico sobre cartón que de manera cinemática narra los cambios anatómicos que experimenta el cuerpo de la mujer. Por otro lado, el escultor Omar Ortíz nos presenta un torso esculpido en madera con mariposas en acero inoxidable que tocan el cuerpo provocando el tránsito sensorial entre estimulaciones de placer y contracciones de dolor de parto.

La secuencia en sala nos lleva a un segmento de obras que nos muestran conceptos vinculados a las sensibilidades y acercamientos a instancias maternales en un espectro cultural diverso. De una parte, las obras Iré y Osogbo, y Cristina Canta de Bárbara Pérez. La primera nos presenta una pintura en acrílico con la figura maternal de la mujer con hije en brazo y machete en mano navegando en una vasija ajardinada un mar de olas con un cielo de espirales ocres iluminados por el imponente Sol.   En contraste de estilo y en un giro monocromático, Bárbara nos presenta una obra en lino grabado sobre cuero sintético de pandero una obra sinesticial por lo que tanto la materialidad como la figura representan.  El diálogo entre estas dos obras es audible en una frecuencia cultural que suena a cueros y barriles a los que Bárbara nos expone con su disciplina y compromiso en nuestro pulso ancestral.

Obra: Madre con pupitre y bodegón Artista: Ramón López

Esta secuencia se complementa por las obras La oscuridad nace de la luz y Esperanza de Ángel Rivera y Ana Emannuelli respectivamente. Estas dos obras nos revelan intimidades y caricias, ternuras de la maternidad en un antes y después.

Esta secuencia se completa de manera especial con las obras de Recuerdo 1, Recuerdo 2, Flores para mi Madre #1 y Flores para mi Madre #2 de Maria Vicenty; cuatro obras que nos llevan a prestar atención al habitar en detalles. Desde el encuentro de objetos en nuestro tránsito por el paisaje, rescatando y sanando, componiendo desde la asociación de materiales y geometrías, y resignificando con metáforas naturales para deconstruir la percepción ordinaria.  La proximidad de estas piezas es acertada en su localización en sala complementándose  y aflorando la intencionalidad narrativa curatorial del colectivo diverso al que nos invita Méndez Cintrón.

De aquí partimos a un segmento donde la figura materna se nos presenta entre luchas, sacrificios y resistencia con las obras de Jean “Baco” Ortíz y Ramón López.  4to Infarto, Último Retrato y Primera Noche es una secuencia cinemática, un recorrido de sentimientos y emociones a través de su topografía cotidiana de sus vivencias y experiencias con la maternidad en un periodo reciente de su vida. El “Baco” en esta tres piezas es un Baco sintonizado con la fibra familiar que lo sostiene y que lo inspira. Este tríptico de encuadres diversos realizados con acrílico y carboncillo sobre canvas, presentan un potente amarillo terrosos que ilumina la sala con calidez hogareña, cohabitando la paternidad como narrativa complementaria y dualidad existencial.

Ramon López cierra este segmento de la sala con diversidad exploratoria de medios, temáticas y puntos de vista que reflejan su amplia paleta plástica. Madre con pupitre y bodegón, La Lucha (Damary vs. La Junta), Contando cuentas son tres óleo sobre tela de narrativas con las que cohabita el artista entretiempos y que nos comunica con lenguajes referenciales a las voces de quien nos habla en sus obras. La obra Maternidad de Violeta Guzmán, un acrílico sobre lienzo, intersecta esta secuencia con una estampa contemplativa de la ternura maternal.

Al fondo de la sala nos encontramos con La Aparición de Atabey de Ali Francis García, obra que crea un espacio de reflexión cosmológica y cultural. Este altar multimediático, que ocupa y transforma el espacio de manera diagonal, evoca la divinidad materna de Atabey, enlazando la herencia taína con una representación más amplia y transnacional caribeña de la maternidad y la naturaleza. García nos invita a considerar a la madre como un ente de fuerza cosmogónica, integrando a la vez el activismo y la memoria colectiva del Caribe.

Obra (Izquierda): 4to Infarto, Último Infarto y Primera Noche: Artista: Jean “Baco”Ortiz, Obra (Derecha): La Aparición de Atabey Artista: Ali Francis García

Al giro de La Aparición de Atabey, nos encontramos con Libertadoras y Los tatuajes de una madre de los artistas Malcom Ferrer y  Virgen Torres Lizardi respectivamente. Malcom Ferrer, una obra de obligada y detenida mirada a la fuerza luchadora de las mujeres afrodescendientes cargadas con una magia cromática de luna costera caribeña. A pasos de esta nos acercamos a Destellos de Alegría y Reflexión, dos instantes de la magistralidad del dibujo del artista José Bernabet en esta ocasión en carboncillo sobre papel llena la sala de dos miradas de humanidad y esperanza. Y es precisamente sobre este sentimiento que Ángeles Badea representa en Abrazando la Esperanza, una obra en acrílico sobre tela de potente composición integrando y redimensionando la tradición de la presencia equina con el abrazo de una mujer en un paisaje de intensos verdes donde se entrelazan pieles, cabellos y telas fluidamente.

Cada una de estas anclas, junto a las obras de otros artistas participantes, teje una red de narrativas que transforman la sala en un cosmos de experiencias maternales, reflejando la diversidad y la riqueza de interpretaciones que la figura de la madre inspira en el arte contemporáneo. Méndez Cintrón, a través de esta curaduría, no solo celebra la figura de la madre, sino que invita a una reflexión más amplia sobre cómo la maternidad puede ser vista como un prisma a través del cual se exploran temas de identidad, cultura, resistencia y transformación.

Obra: Descanso Artista: Laurie De Jesús

No es casualidad que la curadora emplazara el título de la exposición al fondo de la sala sobre la obra de Laurie De Jesús titulada En Descanso, la cual completa esta secuencia con un hermoso y sensible tríptico en carboncillo que nos conecta a bocetos retratos de la observación del descanso de la figura materna con la ternura de quien observa a ese ser amado. La muestra AUTORA es, en última instancia, un espacio donde la tradición y la innovación dialogan, revelando la maternidad como un fenómeno tanto universal como extraordinariamente particular.