Adlín Ríos Rigau

Yaileen García Herrera: Entre el arte y la ciencia

"Memorias", Collage/Medio mixto, 16 x 22, 2018

A lo largo de la historia han existido creadores cuya obra ha transcurrido entre dos disciplinas del saber. Ellos han combinado exitósamente el arte y la ciencia, ambas influyendo una en la otra, así logrando una sinergía intensa y maravillosa.

Leornardo Da Vinci investigó desde la anatomía humana hasta la astronomía, entre tantas otras disciplinas, para comprender la ciencia y así mejor expresar aspectos del mundo que le rodeaba. Samuel Morse fue un pintor neoclásico, siendo su obra más famosa la Galería del Louvre, aunque lo conocemos mejor por la invención del telégrafo y del Código Morse. En Puerto Rico los artistas Eric Tabales y Julio Lugo Rivas se decantaron inicialmente por carreras universitarias en el campo de las ciencias para luego estudiar y dedicarse formalmente al arte.

Este también es el caso de Yaileen M. García Herrera. Hizo sus estudios en la Escuela Especializada Central de Artes Visuales, graduándose con una especialidad en dibujo y pintura donde recibió el Premio de Magna Excelencia en dibujo. Obtuvo su bachillerato con doble especialidad en biología y artes visuales en la Universidad del Sagrado Corazón. Desde entonces ha sido profesora de artes visuales y de química en la Escuela Especializada Central de Artes Visuales. Sus estudios formales le ofrecieron la oportunidad de combinar el cuestionamiento analítico y el método científico con la libertad expresiva y emotiva que proporcionan las artes. Este binomio entre el arte y la ciencia es protagónico en su obra y, probablemente, preferiría no tener que escoger entre ambas disciplinas porque para ella se complementan de manera perfecta.

La obra de nuestra artista, disfruta de un gran dominio de la línea, ya bien por su educación formal o por pura inclinación artística. Prefiere expresarse con lápiz de grafito, carboncillo y pastel.  Estos medios le son cónsonos con su forma de expresión espontánea y libre los cuales le proveen dinamismo y fluidez en el diseño.  La gestualidad del trazo, directo y dinámico, es uno de los logros de García Herrera en los que sobresale lo orgánico y el movimiento, siendo así la línea curva – delicada o fuerte – el elemento que predomina en su obra. La línea recta no existe en la naturaleza y también es exigua en su trabajo artístico.  Aunque maneja el acrílico con habilidad y soltura, es obvio que el color no es el elemento formal del diseño que prefiere para expresarse. Evidentemente, el recurso expresivo que apasiona a nuestra artista es la sucesión contínua de puntos en el espacio concreto de la superficie artística, a saber, la línea.

Por otro lado, la figura humana es, a todas luces, su tema favorito. En su obra temprana – Arjé, Escape y Revelación – la figuración prima para luego evolucionar a una abstracción con referencias figurativas. La artista comparte que Pablo Picasso con su cubismo, Lucian Freud con su expresionismo, Jackson Pollock con su gestualidad, así como las puertorriqueñas Noemí Ruiz, Haydee Landing y Susana Herrero han sido su referencia e inspiración. De dichas maestras admira las formas abstractas, la figuración imaginativa y el dibujo en intrínsicos escorzos, respectivamente. Agradece la formación adquirida de su profesor de escuela superior, Eluciano Vega del Taller de dibujo y pintura.

Praxis, Lápiz de gráfito, 2011

Praxis es antónimo de teoría. Responde a la acción vinculada con las experiencias y prácticas concretas de la vida. Este dibujo disfruta de trazos de gran delicadeza y lirismo, logrados a través de líneas finas, sobreposición de formas y texturas en tonos grises que lo convierte en un paisaje humano de gran expresividad. La composición con énfasis en el óvalo, las líneas oblicuas que pasean por el espacio y los delicados claroscuros son un canto a la vida y al sentimiento. Es interesante apreciar la creatividad de la artista en relación a la composición formal de su dibujo. En vez de utilizar las composiciones  tradicionales tales como la cuadrícula, el triángulo, el círculo, etc., García Herrera dispone las líneas siguiendo una configuración muy original. Véase el diagrama de la línea roja que muestra como la composición responde a la primera letra de su nombre: Yaileen.

Cuerpo abrigado/ Human Layers, Lápiz de tiza pastel, 2010

“Cuerpo abrigado/ Human Layers”, Lápiz de tiza pastel, 40 x 52, 2010.

La artista hace referencia a las distintas manifestaciones del amor maternal: el abrazo, la protección, el calor y la sensibilidad hacia el embrión que alberga. El uso de la sepia y algunos destellos de negro son protagonistas, mientras que el punto focal es el óvalo en primerísimo plano que capta nuestra atención. Esta obra, sin tener explícita la figura humana, nos recuerda a Susana Herrero quien en Puerto Rico es la máxima exponente del dibujo en escorzo. Ambas saben contemplar y expresar el cuerpo en perspectivas de ángulos extremos y atrevidas distorsiones, pero el movimiento visual propuesto por García Herrera es totalmente envolvente y de carácter levemente centrífugo.

Del moño al escorzo, Carboncillo, 2010

“Del moño al escorzo”, Carboncillo, 40 x 52, 2010

La presencia contundente del negro sobre el blanco y una composición en evolución serpentina, la cual se inicia con la figura de marcado escorzo a la izquierda, culmina con una superposición de elementos en ritmo ondulante. Son esos elementos dinámicos de entrantes y salientes, al igual que los juegos de luces y sombras, los responsables de añadir dramatismo a la obra. La fusión entre formas sinuosas en ocasiones y la distorsión en otras, así como las diferentes perspecivas y planos, presentan una composición de gran dinamismo.

Apraxia, Medio mixto, 2011

“Apraxia”, Medio mixto, 40 x 52, 2011

El diccionario define la apraxia como un trastorno del cerebro y del sistema nervioso que limita la coordinación hasta el punto que quien padece de esta condición no puede realizar tareas o movimientos. Si en alguna obra es evidente la educación formal de la artista es en Apraxia. La composición se divide en dos: en las formas dibujadas en líneas rectas y quebradas de la parte superior y su contraparte inferior de formas curvas y continuas. De gran interés visual es el espacio negativo a la derecha en el cuadrante superior que genera un exquisito balance, así como el contraste cromático del centro de la obra.

El diálogo, Tiza pastel, 2015

“El diálogo”, Tiza pastel, 20 x 30, 2015

Se trata de un intercambio de información, el cual puede manifestarse en diversas maneras desde una conversación amena hasta una discusión acalorada o agresiva. Esta obra está compuesta por dos figuras que se miran fijamente y que aun estando tan cerca pueden aparentar encontrarse muy distantes. El color es el elemento principal, pero de forma antagónica al encontrarse la calidez de los rojos y amarillos frente a los fríos tonos azules y verdes que descansan sobre un fondo pastel neutral. Es una obra llena de emotividad, pudiendo ser la parte de la izquierda una persona introvertida mientras la de la derecha luce como reservada y tímida. Completa la composición una barroca conversación entre líneas diagonales y rectas que le añaden gran dinamismo. El dominio del color y del trazo es evidente.

Memorias, Collage/Medio mixto, 2018

“Memorias”, Collage/Medio mixto, 16 x 22, 2018

Este dibujo está vinculado a la neurociencia y a la psicología, donde la mente almacena episodios del pasado, ya bien positivos o negativos, y que son registros de experiencias vividas. Aparece en esta obra y de forma contundente la abstracción. El título delata fehacientemente la observación que la artista hace de su propia conciencia y sentimientos para lograr una mejor auto comprensión. Al mismo tiempo le ofrece la oportunidad al espectador de analizar e interpretar  la obra para así convertirse en cocreador activo del proceso artístico. Predominan las formas orgánicas y los colores fríos de gran saturación; mientras que en menor proporción, y casi como alejandose, dicen presente formas similares en negros y blancos. Los vistosos azules contrastan con los dramáticos negros, invitándonos a ver que todos tenemos en la vida luces y sombras.

En fin, los trazos y las líneas, la monocromía o el cromatismo, la figuración o la abstracción, y la figura humana proyectando diversos aspectos de su condición, son las herramientas plásticas con las que García Herrera prefiere comunicarse con el espectador para abrir la gran puerta del diálogo visual que, sin duda, es el objetivo primordial de todo artista.

Felicitamos a Yaileen M. García Herrera por su trabajo – a dos tiempos – y por su talento en conjugar creativamente sus dos pasiones.  Arte y ciencia, dos áreas del conocimiento que para algunos son excluyentes debido a las diferencias inherentes a ambas, pero que en realidad tienen en común lo más importante del quehacer humano: la creatividad. La exhortamos a que siga desarrollando su carrera artística, ya que es dueña de una combinación exitosa: el dominio de la técnica y la profundidad conceptual.


Yaileen M. García Herrera recibió una mención honorífica tras participar de la primera edición de la convcatoria “La Individual” por la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA) en Puerto Rico. La artista Natalia María Centeno López, actualmente exhibe en la Galería SPACE, en Galería San Patricio como ganadora del concurso con su muestra “Cohabitar”. La misma estará disponible hasta el 30 de julio del 2022 de martes a sábado en horario de 12 p.m. a 6:30 p.m. Para más información puede llamar al 787-397-6395