Límites arquitectónicos en la zona costanera

¿Cómo se identifica la zona marítimo terrestre y dónde se puede construir en la costa?

Este asunto, que debe considerarse cada vez que se opta por construir cerca del mar, lo señaló el arquitecto Pedro M. Cardona Roig en una conferencia virtual ofrecida por la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico.


 Lee nuestro artículo de la primera conferencia ofrecida por la Escuela: Manual de dibujo a mano alzada integra nuevas lecciones


El arquitecto y planificador , conocido por su  página El Urbanista, explicó en la charla lo que se considera zona marítimo terrestre junto a sus subdivisiones, efectos ambientales y el reglamento de construcción. Cardona Roig también fue vicepresidente de la Junta de Planificación donde  hizo importantes aportaciones en el Plan de Uso de Terrenos, Plan del Carso, y otros planes y reglamentos.

Vea el video de la conferencia aquí


La zona costanera es un espacio geográfico que comprende un kilómetro tierra adentro (en Puerto Rico) y una proyección hacia el mar de tres leguas marinas (10.35 millas terrestres). La misma se divide en la costa y la zona de separación.

La costa se define como la línea de la orilla o borde de un país que da al mar. Mientras tanto, la zona de separación se conoce como los primeros 20 metros que se miden desde la zona del límite marítimo terrestre. Dicha zona es restringida para la edificación absoluta.

 


“La costa es siempre dinámica y eso es un factor que nosotros tenemos que incorporar”, dijo Cardona Roig. Los cambios ambientales pueden alterar la zona costanera por lo que sería necesario re identificar los límites adecuados cada cierto tiempo. Luego de los huracanes Irma y María en el 2017, se calculó un 35% de erosión en la costa playera de Rincón, por ejemplo.


El nivel del mar se encuentra en aumento constantemente a causa del derretimiento de glaciares en los polos. El cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos estimó que para el año 2060 el mar subiría 1.87 pies sobre el nivel promedio en Puerto Rico. El National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) recomienda la planificación de escenarios de entre 0.5 a 1.5 metros de incremento del nivel del mar.

 

Todo instrumento de planificación que se presente a partir de la aprobación del plan de uso de terrenos deberá incluir medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

“Los sistemas naturales hay que entenderlos no sólo como un área que genera valor, sino que hay que conservar por lo que es. También hay que entender el efecto que tienen las áreas naturales de disipar la fuerza de la marejada sobre la costa y sobre los bienes aledaños”, expresó el arquitecto.

La costa se compone de cuatro tipos de terreno.

  • Playa – 30%,
  • Costa rocosa – 15%
  • Costa con vegetación –  28% 
  • Costa armada – 18%.

La vegetación ,como los mangles, reducen el impacto de las mareas depositando barro y formando pantanos donde se fijan los organismos. También, sirven como estabilizadores de la línea costera ayudando en el control de erosión y constituye una barrera natural de amortiguamiento que protege a las costas de marejadas y vientos huracanados a manera de cortina rompe vientos.

Sol y Playa VS Zona Costanera

“El proyecto de Sol y Playa, la reconstrucción de la piscina, es un proyecto ilegal”, confirmó Cardona Roig en la conferencia. Desde mayo del año 2021 ciudadanos comenzaron manifestaciones en contra de la construcción de una piscina en Rincón que ocupa territorio de zona costanera y de dominio público, privatizando este espacio. Explicó que desde el año 95 hubo señalamientos de que se pretendía construir algo (Condominio Sol y Playa) en el año 1997 que ocupaba bienes de dominio público. El proyecto procedió debido a la obtención de permisos ilegales tras una inspección falsa por el ingeniero a cargo.

 

Activistas y figuras públicas como el agricultor Eliezer Molina, quien fue un portavoz en la lucha, visibilizan cómo el proyecto afectaba a organismos como las tortugas marinas , las cuales en esos meses de verano estaban anidando en el área de construcción. “Esto no se trata de prohibir el disfrute de la propiedad privada. Se trata de reclamar que no se ocupen los terrenos que le pertenecen al pueblo de Puerto Rico, por el interés privado de unos individuos”, añadió el arquitecto.

 

A raíz de casos como el de Sol y Playa se reconoce que no basta con prohibir y regular las zonas de edificación, debido a que el sistema que provee los permisos no es confiable. Es por esta razón que, la educación y concientización ambiental debe ser accesible. La presentación del arquitecto Pedro M. Cardona Roig está disponible en la página de facebook de la escuela de Arquitectura en el siguiente enlace


“Estos asuntos no son asuntos que existen en cajas individuales. Son asuntos que son parte de una red que se interrelacionan. Cuando nosotros provocamos algún desbalance en alguno de estos componentes balaceamos la totalidad de los componentes que garantizan la estabilidad del país”, concluyó Cardona Roig.


Historia Anterior

Cinco equipos creativos que imaginarán la ciudad de València 2050

Próxima Historia

Planea tu #Jangueo90

Recientes de Arquitectura