Krypt.Bar: Un tesoro escondido donde el tiempo se esfuma y el buen diseño fulgura

en Arquitectura/Interiorismo por

Krypt.Bar, un proyecto de Büro KLK en Viena, es un perfecto ejemplo de cómo se reviven espacios antiguos con toda modernidad y fantasía.

Durante las obras de renovación en un antiguo edificio histórico de finales del siglo XVIII en la tradicional Berggasse de Viena, se encontró una escalera tapiada. La misma conduce a una segunda área de sótano-bodega de doce metros de profundidad con aproximadamente 250 metros cuadrados. Situado entre Votivkirche y el apartamento de Sigmund Freud, el bar subterráneo de cócteles es una joya estética.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Las investigaciones históricas demostraron que se trataba de un establecimiento semilegal en los años 50 y 60 en una era de floreciente escena jazzística de Viena representada por nombres como Joe Zawinul o Fatty George.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Entonces, el genérico “genius loci” no tuvo que ser inventado sino simplemente revelado.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

La circulación y dramaturgia de la barra de cócteles comienza en una puerta de entrada angosta y sin decoración que conduce a un primer nivel del sótano, el cual contiene el armario y un vestíbulo reflejado a una escalera “flotante”, sugiriendo un toque de “Sunset Boulevard”.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Esta ruta conduce directamente a la barra principal de siete metros. Varias alcobas, un stand escondido, la galería de arte más pequeña de Viena y pasillos secretos rodean la pieza central y dan la impresión de ser un lugar casi surrealista, caído en el tiempo.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Debido a las estrictas limitaciones relacionadas con la conservación de un edificio histórico, todo el equipo y los aparatos de construcción se colocaron en una placa de piso de concreto y en una cimbra de carga que se generó directamente a partir de los requisitos de ingeniería.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Toda la estructura estática, así como las tuberías de ventilación y otras instalaciones, fueron revestidas en oro de composición.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

La placa del piso está cubierta con una capa de mármol italiano nero marquina colocada manualmente en una unión de espinapez.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

El revestimiento del mostrador de la barra se recortó de un enorme bloque de mármol Sahara negro laurent dorado aplicado en un patrón de espejo, y la contraplaca se hizo con una madera de nogal europea maciza.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Los muebles y la iluminación dan la impresión de ser directamente realizados en un museo de diseño de mobiliario internacional.

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer

Los famosos Platner Arm Chairs by Knoll, la luz de las velas de Ingo Maurer o el Sofa DS-1025 de Ubald Klug se acomodan con las nuevas bolsitas Bean de Alexander Wang para Poltrona Frau.

www.buroklk.com

Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer
Krypt.Bar por Büro KLK
Foto: David Schreyer