TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Crazy Pianos: Un club surrealista y diferente

en Interiorismo por

En vez de un DJ, dos pianos rojos amenizan la cena y consiguen que la noche acabe con todo el público bailando a su alrededor.

La reforma del conocido club musical Crazy Pianos era el comienzo de una nueva etapa en su ya larga historia. El nuevo diseño debía apoyar una nueva apuesta comercial —dirigida a un público más exigente de rango de edad más amplio— pero sin perder la esencia del proyecto original: la música de dos pianos en directo y una atmósfera desenfadada y divertida que consiguiera elevar el tono de la noche, hasta conseguir sacar a la pista de baile a todo el público.

El briefing era claro: se debía conseguir un local alocado, diferente y sexy. La respuesta fue un diseño rico en detalles y rincones, lleno de guiños y pequeñas locuras e historias: una atmósfera que invitara a dejarse llevar y perder la cabeza. El objetivo era crear una experiencia nueva y generar interacción entre nuestros clientes. No es un diseño únicamente para mirar, sino para vivir y experimentar.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Para ello se concibió el espacio como una secuencia cinematográfica de una película surrealista, la cual se va descubriendo gradualmente según se adentra en el local.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

La distribución se organiza por zonas claramente diferenciadas, las cuáles rodean el centro energético de la sala: los pianos elevados sobre un escenario.

Baño de damas en Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Baño de caballeros en Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Cada zona se diseña como una nueva escenografía dentro de esta película, desde el Ticket Carrousel de la entrada, pasando por el Art Gallery o la zona de VIP Cages.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Art Gallery en Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula
Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Más íntimo o público, más cómodo o activo, cada cliente puede encontrar su rincón idóneo según el humor de la noche.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Plataformas ligeramente elevadas consiguen que todas las zonas tengan visibilidad hacia el escenario, mientras sus formas orgánicas invitan a los clientes a recorrer el espacio y socializar.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Y según avanza la noche, las mesas alrededor de los pianos van desapareciendo hasta convertir esta zona en una gran pista de baile.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Las barras se entienden como dos polos energéticos que contrapesan los pianos. Cada una con una personalidad potente y diferencial, su diseño sorprende al cliente invitándolo a interactuar.

Catwalk Bar en Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Diseñada con escaleras en sus dos extremos, la Catwalk Bar se transforma literalmente en una pasarela elevada, donde tanto staff como clientes se convierten en improvisados gogo-s de la noche.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

En el lado opuesto el Blow Bar, una pequeña e íntima barra circular junto a la pista de baile nos invita, con su mirada sexy, a acercarnos a ella, beber y conversar.

Crazy Pianos. Diseño: El Equipo Creativo. Foto: Adrià Goula

Los patrones orgánicos en paredes y pavimentos téxtiles, junto con las plataformas curvas, nos ayudan a crear un espacio en movimiento con una atmósfera de jardín romántico. Por otro lado, piezas de mobiliario coloridas, junto con objetos simbólicos e imágenes con un toque surrealista nos invitan a jugar y a dejarnos llevar.

www.elequipocreativo.com

Recientes de Interiorismo

Ir Arriba