Casa Born: un hogar sin puertas

en Arquitectura/Interiorismo por

GokoStudio interviene en un pequeño apartamento barcelonés, para transformarlo en una vivienda fluida, conservando la intimidad de los diferentes espacios, casi sin necesidad de puertas.

La vivienda, está emplazada en el corazón de Ciutat Vella, a escasos metros del antiguo mercado del Born, en uno de los barrios de moda de Barcelona. Desde el principio, uno de las premisas más interesantes fue el enfoque de la clienta de lo que debía ser su hogar: un espacio amplio donde fluir.

El requerimiento funcional sugería una redefinición completa del espacio: la propietaria quería huir de programas de viviendas convencionales. Buscaba flexibilidad en el uso de los espacios. La pequeña superficie de 50 m2 debía ser su refugio, su lugar de trabajo, el lugar de reunión para compartir con amigos, sin que ello implicase hipotecar áreas para (exclusivamente) cada función. Una premisa importante era el uso de las diferentes estancias sin establecer jerarquías entre ellas, priorizando su versatilidad y conservando la intimidad de ciertas áreas como el dormitorio.

Foto: Valentín Hîncu

Para la dueña, el mayor lujo residía en el espacio mismo, un espacio basado en el orden y la disciplina, alejado de la abundancia, materializado desde un ejercicio de depuración que valora el vacío como una forma de riqueza espacial donde la persona puede desenvolverse con más plenitud.

Foto: Valentín Hîncu

Gracias a la huella perimetral en U (de patas cortas) quedó claro que el contorno de la vivienda, proporcionaría un gran potencial: la posibilidad de un único espacio fluido y luminoso, sin necesidad de crear particiones físicas, ya que los quiebres de la U, inevitablemente venían acompañados de una pérdida de “espacio único”, otorgando “cierta intimidad” en cada sector.

Foto: Valentín Hîncu

Sobre la base de esta observación, la propuesta buscó responder a la siguiente cuestión: ¿Cómo conectar las distintas zonas de la vivienda para conseguir un único espacio garantizando la privacidad de la zona de noche?

Foto: Valentín Hîncu

La idea principal era diseñar un espacio fluido para que su propietaria se moviera libremente por la casa, garantizando la intimidad de la zona de noche. Este requerimiento era contradictorio con la idea de tener un único espacio, pero había solución.

Foto: Valentín Hîncu

Se propuso un sistema de espacios consecutivos conectados entre sí. El piso se organizaría a partir de un espacio central donde ocurriría toda la vida de la casa.

Foto: Valentín Hîncu

El juego entre estos dos temas enfrentados: un único espacio fluido y la conservación de la intimidad se resolvió con la posición del cuarto de baño (ducha vestidor).

Foto: Valentín Hîncu

Cuarto de baño (ducha-vestidor) pivotando entre el dormitorio y el toilette, resuelve la articulación entre la zona social y la zona de noche, permitiendo el doble funcionamiento del toilette (como aseo de cortesía y aseo del dormitorio en suite).

Foto: Valentín Hîncu

El quiebre de una de las patas de la U, garantiza la intimidad del dormitorio sin necesidad de puerta.

Foto: Valentín Hîncu

Con esta disposición funcional, se deambula alrededor de la ducha-vestidor, consiguiendo una circulación circular que permite una relación privada entre dormitorio y aseo.

Foto: Valentín Hîncu

Gracias a la puerta de cristal entre dormitorio y vestidor (que garantiza la estanqueidad del vapor), el cuarto de baño, recibe toda la luz natural que entra a través del dormitorio.

Foto: Valentín Hîncu

Con el fin de conseguir un espacio interior lo más amplio posible, se planteó una cocina en línea, dotada de una gran capacidad de almacenaje (desarrollada en 5 metros lineales), y practicando dos grandes huecos en su desarrollo: uno apaisado –donde se resuelve el plano de trabajo: fregadero, placa cocción- y otro vertical –enmarcando la ventana orientada al patio interior. Una de las puertas del mueble de cocina, da acceso a un cuarto de colada.

Foto: Valentín Hîncu

El uso del color también contribuye a la puesta en escena del espacio: Se potenció la unidad espacial, unificando el suelo de la casa con una tarima de madera

Paredes y techo son un lienzo blanco como soporte de varias obras y objetos de arte precolombinos, que rompen la rigidez de la casa y aportan personalidad a Casa Born.

El proyecto fue capaz de superar las limitaciones de lo existente para revelar de la mejor forma posible el alma del lugar y responder a las aspiraciones de sus habitantes.

www.gokostudio.com