Tierra Valiente, alabanza a los guardianes de esta isla: agricultura y cocina local y orgánica

en Diseño por

Cuando acabaron las angustiantes horas de viento feroz y agua embravecida el pasado 20 de septiembre y nos atrevimos a dar un vistazo a lo que había sobrevivido, era difícil imaginarse cómo la naturaleza resucitaría. Sin embargo, transcurridos los días ya volvía a despuntar el tono verde en lo que se había convertido en una estampa vacía y oscura. Nosotros, también hemos ido resurgiendo, aun en el reconocimiento de nuestros dolores colectivos. Y es que esta tierra es brava. Ha sido desde que la custodiaban los ancestros. 

Boriquén — nombre taíno de Puerto Rico — derivó a la palabra Borinquen, cuyo significado es “tierras de los valientes señores”. Se afirma que los taínos — siendo un pueblo pacífico — defendían valerosos la isla de las invasiones de los habitantes de Barlovento. “Yo soy boricua, pa’ que tú lo sepas”, entonamos gallardos como manera de revisitar nuestra identidad. De este modo, es particularmente interesante observar la forma en que muchos — en esta tragedia común — han ido al encuentro de lo primitivo, aceptando que desde ahí se vinculan al origen creador.

Ciertamente, la producción agrícola que caracterizaba una de las principales tareas de los taínos va con mayor empuje ahora en manos de adultos jóvenes que rescatan el legado. «A nosotros la tierra nos enseñó que ella es valiente. Siempre tiene para darse», dijo la agricultora Dayna Rivera Rivera, quien junto a su esposo Carlos X. Meléndez De Miranda y sus hijos Kení Mateo y Jawai André conforman Tierra Valiente, en Arecibo.

Imagen suministrada

Así, este proyecto agrícola de comida consciente se vincula a la comunidad, ofreciéndose no únicamente a través del mercado de la Cooperativa Orgánica Madre Tierra, en la Placita Roosevelt, sino ahora en un espacio que fusionará el elemento gastronómico con el ecológico y cultural: IsLote 681. Destacada por la elaboración artesanal de kombuchas (bebida probiótica que facilita la digestión, entre tantos otros beneficios), sodas naturales y alimentos orgánicos, Tierra Valiente ha celebrado durante este fin de semana la apertura de este nuevo ambiente familiar que invita a ser parte de una cocina creativa y saludable. 

Imagen suministrada

«Parte de nuestro proyecto es hacer la comida accesible para todos», expresó Dayna que enfatizó durante nuestra conversación en la importancia de existir en una vida sencilla y agradecida. 

Sin duda, IsLote 681, con acceso directo a la playa, promete ser una experiencia diferente al momento de acercarse a la comida. Mientras se promueven los alimentos frescos, los visitantes podrán confeccionar los platos a su estilo. También, en un futuro, podrán degustar cervezas locales no pasteurizadas (ayudan igualmente a la digestión). 

Imagen suministrada

Entre gastronomía y arte, Dayna, Carlos, Kení y Jawai — junto a los colaboradores y los amigos de Tierra Valiente — edifican una alternativa cierta de comprensión y amor hacia la tierra y a los que habitamos en ella. 

¿A quién le cabe duda que nuestra isla es brava? 

Tierra Valiente está ubicada en el Islote, carretera 681, kilómetro 8.8, en Arecibo.

www.facebook.com/tierravaliente