TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Si la vida te da limones: Parte IV

en Arquitectura/Diseño por

La actividad es necesaria para proveer un potencial crítico de clientes y además, es contagiosa.

Es elemental identificar la actividad en un lugar para determinar si es apropiado para montar un kiosco de limonadas o cualquier otro producto, realmente. “Los negocios atraen otros negocios”, mencionó un estudiante de arquitectura convertido en micro-empresario, dueño fundador de Sabor Frappé. Al observar, resulta obvio que los espacios exitosos para un vendedor se tornan atractivos para otros. Ejemplos de nodos de actividad boyante se pueden encontrar a través de todo Puerto Rico. Uno popular es aquel liderado por el afamado Churry.  

El espacio de calle y aceras frente a la Universidad Interamericana es un caso de estudio excelente como zona de actividad enriquecido por mercaderes ambulantes.  Este archipiélago de negocios móviles se encuentra dirigido mayormente a proveer una diversa selección de experiencias gastronómicas y debe su éxito a la infraestructura en su entorno.  El lugar garantiza clientela constante al estar ubicado entre dos centros comerciales, un banco, restaurantes, negocios de entretenimiento, una institución educativa y estar rodeado de urbanizaciones y lugares de empleo. El éxito de este ejemplo es irrefutable y provee múltiples lecciones valiosas.

El reciclaje y la reutilización son conceptos importantes que no se reducen a objetos exclusivamente. La reapropiación de espacios es útil para un kiosco de ventas. Se deben aprovechar o crear relaciones simbióticas. Situarse adyacente a una parcela baldía o un centro comercial diurno cuyo estacionamiento no sea utilizado en la noche, brinda aparcamiento oportuno y seguridad al mismo. Una estación de tren cercana genera tránsito sin necesidad vehicular. Asimismo, una escuela, industrias u oficinas prometen clientes potenciales. Negocios adicionales implican competencia y esto, inicialmente, no suena como una condición idónea. Sin embargo, un kiosco de limonada puede coexistir y nutrirse de clientes de puestos allegados como, por ejemplo, aquellos que ofrezcan comida.

Un paisaje informal de economías completo ofrece múltiples beneficios como lugar al ser accesible, visible, amplio y flexible. No obstante, la actividad determinará su triunfo, sea por influencia externa o por autogestión. El éxito de un negocio repercutirá en la atracción de otros que se mantienen cuando sus propuestas son aceptadas o se retraen del lugar cuando son rechazadas por el consumidor, abriendo espacio a un próximo emprendedor. Este efecto es natural de un buen nodo social y promueve un mercado competido.  Como consecuencia, será posible disfrutar de una mayor y variada oferta de comida u otros productos de buena calidad a precios competitivos. Quizás puedas comprar artesanías mientras cenas un churry o dumplings que, dicho sea de paso, bajan bien con una limonada gourmet.

 

Esta es la última de la serie de cuatro partes, Si la vida te da limones. El autor es Profesor de Diseño Urbano en el Programa Graduado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico y editor de la revista Arq.i.tec.

lemonade_1

Recientes de Arquitectura

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
TENDENCIAS 2017
Descarga ahora GRATIS nuestro reporte de las tendencias que marcarán el 2017 y 
recibe nuestro dossier con las historias más leídas del 2016.
DESCARGAR
Select Language
Ir Arriba