TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Pokémon GO: la generación del peatón virtual invade la ciudad

en Arquitectura/Diseño por

Pokémon GO llegó a Puerto Rico y ha tomado por sorpresa a todos, pero en especial, al resto de la población que no sabe o no interesa saber qué es el juego o su intención. Para este grupo, es más entretenido leer noticias sobre accidentes provocados por caminar sin mirar la vía transitada o sus límites. Previo a criticar la aplicación y sus usuarios, pienso que es preferible analizar la serie, el juego y sus premisas junto al uso de la tecnología de geolocalización para lograr identificar sus fallas o potencial, si alguno.

El fenómeno que ha propiciado el uso de esta aplicación (app) dispone la mente a conjeturar escenarios e hipótesis sobre posibles repercusiones, si es que la fiebre dura lo suficiente. Como juego, presenta una realidad aumentada (augmented reality). Será interesante ver qué exactamente refleja del ambiente construido. Sin duda, ha tocado la fibra de una generación que parece preferir la ciudad al hogar suburbano o la casita en el campo. 

Luego de una semana jugando Pokémon GO, he alcanzado el nivel 20 y ostento un Vaporeon de peso XS en el tope de mi colección, liderando el resto con 1400+ CP de potencia conquistando y defendiendo mi gimnasio local, cuando tengo tiempo de detenerme en él porque queda en el centro comercial de la esquina. Pudiera esconder mi extrema diversión con un velo de necesidad por hacer ejercicios o, mejor aún, interés investigativo y preparación para el artículo suscrito, pero sería deshonesto. No obstante, si algo ha llamado mi interés académico, por encima del afán competitivo, es la propuesta urbanocéntrica del juego. Interesantemente, hay más pokemones, pokeparadas y gimnasios en la ciudad. Consciente de que existen numerosas tramas o detalles que pueden ser disecados negativamente, como lo es el consumerismo que propicia el app, reservaré el enfoque a lo que respecta la vida social urbana.

No puedo lucir que fui fanático de la serie de televisión Pokémon desde que estrenó en 1997. En esa misma fecha, justo había ingresado a la universidad y mi enfoque eran los amigos, entrenar para el equipo de deporte que quería integrar y aprobar la clase avanzada de español. Estaba en esa precisa edad cuando creía que era adulto, excepto que no poseía aún las responsabilidades y madurez que ello conllevaba. Cualquier serie de tirillas cómicas para niños era solo eso, asunto de niños. Sin contar a Neon Genesis Evangelion; a mi entender, esa serie de anime era completamente aceptable para jóvenes adultos como yo. Es necesario mencionar que esta última era de mi interés al pertenecer al estilo postapocalíptico y tocar temas profundamente influidos por la teología. Creo que aquí estriba un paralelo sugestivo con Pokémon y su empeño en asignar pokeparadas en las iglesias, aunque esto es, en realidad, efecto de la visita habitual masiva a estos lugares espirituales. Sin embargo, he visto la serie original y, como he evidenciado, me he sumergido en el juego lo suficiente para poder levantar ciertos señalamientos importantes para el análisis propuesto.

Algunos datos interesantes de la serie y el juego son quizás reflejos de una condición presente y de la generación que creció junto a estos. En cuanto a la serie, el héroe lo es por su naturaleza, no por su preparación, al menos inicialmente. En esto, el Chapulín Colorado parece ser el prototipo de héroe que debemos mirar como referencia comparativa, no Superman. En cuanto a los “poderes” del personaje principal, sin aludir en lo absoluto a lo sobrenatural, (tomando como excepción el episodio donde su alma viaja en lo que parece un viaje astral) diría que es más Kal-el que Tony Stark, ya que lo que hace bien parece nacerle naturalmente. Ash Ketchum, entrenador de pokemones novato sobre quien trata la historia, sobrepasa expectativas y los logros de sus pares más estudiados o experimentados, en ocasiones, sin esfuerzo alguno. De hecho, el personaje es torpe y testarudo. Vez tras vez, tropieza con descubrimientos sin precedentes y situaciones donde es su nobleza, fidelidad y valor lo que lo lleva a triunfar. Su humildad va creciendo ya que no es una característica inicial pero sus amistades (Misty y Brock, inicialmente) lo mantienen en jaque cuando se le suben los humos. Realmente, cualquier defecto queda borrado con sus virtudes y la perseverancia con la que persigue su sueño. Estas características se repiten en héroes como Harry Potter o Neo de la serie The Matrix. Podrían ser llamados antihéroes pero son realmente personajes con los que podemos relacionarnos. Es en esto, más que nada, que propongo la mirada en el espejo para autocriticarnos colectiva y constructivamente.

Otro dato notable es que la experiencia parece ser más importante que la teoría. Esto lo vemos en la preparación del entrenador de pokemones que sale al mundo desde los diez años de edad y abandona su casa para andar su propio camino lleno de aventuras, sin supervisión y sin evidencia de una ATH o depósito directo. Adicionalmente, el profesor Oak proveyó a Ash con un pokedex, un artefacto electrónico móvil repleto de toda la información disponible sobre pokemones. El profesor se mantiene inmerso en sus investigaciones y Ash accede fácilmente el conocimiento que otro produjo sin necesidad de hacerlo él mismo. Todo este conocimiento es útil pero tiende a ser impreciso dado que el mundo real que Ash recorre muestra la realidad completa que la teoría no puede alcanzar. Esto último es sumamente curioso dado que la realidad de poder alcanzar información sin precedente en la red mundial ofrece una tranquilidad a muchos y quizás hasta una pereza justificada al que busca, mientras que la misma realidad obliga otros a la acción al requerir que alguien investigue y escriba sus avances para que los primeros la encuentren cuando lo necesiten. Una mirada positiva devela que esto es reflejo de lo que puede lograr una sociedad con sentido de cooperación y trabajo en equipo, unido a la accesibilidad informática. Obviamente, no todos pueden ser Ash; siempre se necesitan profesores Oak.

Finalmente, en lo referente a la serie, el camino es andado a pie y en ocasiones en bicicleta. El trayecto cruza bosques y áreas abiertas naturales donde habitan los pokemones salvajes. Esta ruralía suele ser peligrosa y en ocasiones protegida. Los personajes atraviesan la naturaleza para llegar a distintas ciudades donde pueden encontrar la infraestructura de servicios de la liga Pokémon compuesta por centros cívicos, hospitales, cuartel de policía, gimnasios, restaurantes, mercados, vehículos motorizados y edificios altos de vivienda, oficinas y para actividades de entretenimiento. En algunas ocasiones se pueden observar pueblos de menor escala y cantidad de habitantes. Las ilustraciones indican un mundo de ciudades satélites entre una naturaleza densa y mayormente respetada, exceptuando los villanos que desean coleccionar o comerse a los pokemones sin considerar su bienestar. Estos últimos son perseguidos por algún miembro de la familia de oficiales de aspecto similar llamadas Jenny.

Regresando al juego Pokémon GO, el desarrollador, Niantic Labs, utilizó la plataforma de geolocalización de Google Maps y la data recogida de un juego desarrollado anteriormente llamado Ingress para crear la plataforma principal del juego. Estos tipos de juego comúnmente utilizan alguna tecnología para referenciar la localización del jugador, en el caso de Pokémon GO es el GPS. Además, concentran las acticidades del juego en entornos urbanos para motivar la interacción social. Las concentraciones de paradas, gimnasios y de los mismos pokemones escurridizos se encuentran donde existen las mayores concentraciones de densidad poblacional. Las pokeparadas son ubicadas en hitos urbanos. Ejemplo de esto son las fuentes, arte público, monumentos, murales, placas, esculturas y arquitectura objeto como miradores, glorietas o edificios claves que, al parecer, incluyen frecuentemente estructuras de iglesias. Esta paradas cuentan con fotos que fueron subidas a Google y georeferenciadas. De hecho, estas paradas fueron escogidas por las cantidades enormes de personas que georeferenciaron el lugar. Conclusión, el lugar debe ser importante si es visitado y referenciado por tantas personas.

Los pokemones más raros aparecen en parques cercanos a la ciudad, o sea, parques urbanos como lo es Central Park en Nueva York. En Puerto Rico, vemos cómo se concentran en el Paseo la Princesa o en la Plaza del Tótem (Plaza del Quinto Centenario) cercano a la explanada del Morro de San Juan. En la UPR, Recinto de Río Piedras, se concentran cerca del Parque del Centenario, adyacente al Centro de Estudiantes. Este recinto es un sueño para los jugadores. Queda ver lo que pasará cuando comience el semestre. Los han visitado la IUPI mientras juegan, pueden haber visto la pokeparada titulada “Arte para todos” dentro del Centro. Claramente, ese no es el nombre oficial del mural, pero lo es para Google y para los que lo visitan desde hace algún tiempo y, definitivamente, ahora que Pokémon GO lo oficializa.

En definitiva, el juego llama a visitar la ciudad aunque no es donde único aparecen los pokemones. Los diversos entornos naturales tienen su importancia al reservar ciertas especies a su hábitat respectivo como lo son los ríos, lagunas y mar para los acuáticos, como ejemplo. Sin embargo, la suburbia y todas sus urbanizaciones son un fracaso para jugar dado que no poseen concentración o diversidad de infraestructura o pokemones. Ciertamente, esta realidad no se limita al mundo de Pokémon. La suburbia es aburrida, su infraestructura es ineficiente y no cuenta con la diversidad necesaria para llevar una vida plena. Creo fielmente y me alegra que esta generación lo entienda así. Simplemente, no olviden observar su entorno y disfrutar de todo lo que la ciudad ofrece, además de buscar un Dragonite o un Blastoise. Si eres del equipo Mystic, mucho mejor.

Recientes de Arquitectura

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
TENDENCIAS 2017
Descarga ahora GRATIS nuestro reporte de las tendencias que marcarán el 2017 y 
recibe nuestro dossier con las historias más leídas del 2016.
DESCARGAR
Select Language
Ir Arriba