La dramática cerámica escultórica de Pascale Girardin en el nuevo restaurante Nobu Downtown en Nueva York

en Arte/Diseño/Interiorismo por

La ceramista Pascale Girardin presenta sus instalaciones para el restaurante Nobu Downtown en Nueva York.

La inauguración de Nobu Downtown en Broadway #195 el pasado mes de abril fue mucho más que la típica apertura de restaurante neoyorquino. Este marcó la culminación de una sociedad de negocios entre Robert De Niro y Nobu Matsuhisa. El actor descubrió al chef en Los Angeles y lo convenció de establecer su primer restaurante fusión japonés-peruano en Tribeca bajo el nombre de Nobu en 1993. En cuanto a su localización, Nobu Downtown anunció el renacimiento de la gastronomía en el distrito financiero de la ciudad, remplazando el ahora cerrado local de Tribeca como la localidad principal del restaurante en la ciudad de Nueva York. También marcó una colaboración repetida entre Matsuhisa y David Rockwell, el destacado diseñador que trabajó en Tribeca y continuó a conceptualizar más de 30 puestos avanzados del chef estrella alrededor del mundo. Ahora, la colaboración de dos décadas cerró un círculo en el lujoso Nobu Downtown de 12,500 pies cuadrados. 

Como colaboradora de proyecto, la artista ceramista Pascale Girardin radicada en Montreal, realizó un trabajo de alto calibre. «Para mí, involucrarme y tener tanto pietaje para invertir fue un honor», dijo. Girardin fue personalmente invitada por Rockwell para contribuir una serie de instalaciones específicas al salón comedor. Conocida por sus obras inspiradas en Asia que traduce a las masas los elementos de cerámica individuales en una sola instalación de gran escala, Girardin ha transformado vestíbulos de hoteles cinco estrellas y vitrinas de marcas de lujo alrededor del mundo.

Girardin dice que el talento de Rockwell es dar una dirección clara mientras le da a colaboradores como ella su libertad artística individual. «No hay dos espacios de Rockwell iguales», dice Girardin. «El sello de David es hacer una impresión impactante cuando entras en un salón. Quiere que dejes todo atrás y que entres en el mundo que ha creado. Para un artista, eso significa que te destaques en tu propio estilo, mientras se logra el balance correcto entre tu visión y la suya».

Para Nobu Downtown, Girardin trabajó con la propuesta de Rockwell Group  de crear esculturas murales inspiradas por sumi-e, el arte japonés de pintar con tinta. De hecho, lo primero que los comensales ven al entrar a la barra del primer piso del restaurante es una instalación suspendida en ceniza de madera por el artista neoyorquino John Houshmand que trae a la vida en tres dimensiones un aparente trazo de brocha caligráfica efímera.

De las tres comisiones para el salón comedor de 187 sillas en el primer piso, el incuestionable punto focal es su dúo de murales en alto relieve en el área principal de sentarse. Cada uno de los elementos de cerámica hechos a mano — 3,500 en total — que forman las piezas, se asemejan a briquetas de madera carbonizada. Creadas en el estudio de Montréal de Girardin, los elementos se transportaron a Nueva York y se montaron uno a uno sobre dos paredes rojas de yeso veneciano. El resultado es deslumbrante: las losas intrincadas formando lo que parece espacio positivo y negativo de la pincelada de un pincel gigante.

Nobu Downtown, Nueva York
Brushstroke mural por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand
Nobu Downtown, Nueva York
Brushstroke mural por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

La segunda instalación de Girardin en el área privada de cenar, toma inspiración de los textiles boro japoneses. «Este es un estilo de labor de retazos hecho al combinar algodones índigos de distintas fuentes», dice Girardin. «Los paneles no son de tamaños regulares, así que su aleatoriedad les da una cualidad vivaracha».

Nobu Downtown, Nueva York
Mural índigo por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

Para esta pared principal, el estudio de Girardín produjo cientos de bloques y cuadros esmaltados en distintos tamaños y tonos de azul cobalto. El mural bidimensional y tridimensional le da un efecto de alta textura, mientras desempeña la labor práctica de ocultar las luminarias votivas LED que iluminan la obra.

Nobu Downtown, Nueva York
Mural índigo por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

Para delinear una tercera sección, el Salón de Sake privado, el taller creó más de 70 botellas de barro de vino de arroz que llenan dos plantas de piso a techo.

Nobu Downtown, Nueva York
Botellas de sake por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

Los recipientes tirados por ruedas son cocinados como barro natural, en honor a las tradiciones de producción de cerámica Sino y Mino del sur central de Japón, y acabados individualmente con pinceladas de azul cobalto para que cada botella sea única en tamaño, forma y patrón.

Nobu Downtown, Nueva York
Botellas de sake por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

También son esmaltados por dentro para hacerlos completamente funcionales. Los recipientes en sus estantes proveen privacidad al Salón del Sake, mientras mantiene líneas de visión al salón comedor principal. Una de las botellas fue creada por Rockwell cuando él y su hija Lola visitaron el taller de Girardin durante producción.

Nobu Downtown, Nueva York
Botellas de sake por Pascale Girardin
Diseño de interiores: Rockwell Group
Foto: Stephany Hildebrand

En mayo, Girardin tuvo la primera oportunidad de cenar en el Salón del Sake del recién abierto restaurante. «Disfrutar la exquisitamente preparada y presentada comida de Nobu, mientras estaba rodeada por la personalidad de las botellas hechas a mano, es algo que jamás olvidaré», dijo. Tampoco olvidará su legado al proyecto. «Nobu trajo el concepto de la gastronomía asiática fusión a Norteamérica, Robert de Niro vio y desarrolló su potencial, y David Rockwell creó estos espacios inolvidables», expresó. «Es un privilegio haber sido parte de ello».

www.pascalegirardin.com