TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

La cruda realidad de Cuba es también su mayor atracción

en Arquitectura/Diseño/Interiorismo por

Hoy la industria hotelera se enfoca en la autenticidad.   

Durante la mayor parte del siglo XX, la industria hotelera se concentró en crear cápsulas de comodidad donde los viajeros pudieran descansar, alimentarse y refrescarse mientras exploraban con plena seguridad el exotismo de otras ciudades culturas y costumbres ajenas. El objetivo del hotelero profesional era simplemente crear una zona de confianza dentro de la cual el viajero pudiera salir a explorar lo foráneo, pero con la garantía de una cama y una comida familiar a su regreso. El menú de los hoteles, desde Jayuya hasta el Japón, incluía la opción del hamburger con papas fritas para acomodar el gusto norteamericano.

Sin embargo, con la llegada del siglo XXI, el mundo, y por ende la industria hotelera, ha cambiado dramáticamente. Hoy los viajeros activamente buscan la oportunidad de lo auténtico al momento de viajar. Quieren tener una experiencia local genuina. De hecho, un cierto nivel de incomodidad es casi una ventaja. Ahora el turista o “gran explorador” busca enfrentarse con algo nuevo y completamente desconocido siempre con la intención de poder tener experiencias genuinas.

Una visita a la isla de Cuba nos cristalizó esta visión, ya que ofrece exactamente eso.

A principios del año 2016 fuimos invitados a participar y dar unas charlas como parte de una gira educativa sobre la arquitectura en Cuba. A pesar de que nuestros padres son cubanos y que también fuimos criados con una clara conciencia y profundo respeto por el sufrimiento que muchos han pasado y siguen pasando ahí, nunca habíamos tenido la oportunidad de aterrizar en el suelo donde nacieron y se desarrollaron nuestros antepasados.

Por un lado, la experiencia de visitar Cuba, contrariamente a lo que el gobierno local quisiera proyectar, es totalmente caótica. Todo es complicado, todo requiere un proceso, nada es certero. El trastorno, el misterio y las mil y una complicaciones procesales hacen de la visita una experiencia cruda y desafiante.

Sin embargo, aunque cada aspecto del viaje resultó ser difícil, la experiencia en sí fue única. La misma fue una ensalada mística, emocionante, hipnótica y reveladora. Los múltiples elementos extraños y maravillosos que presenciamos durante el viaje no nos desanimaron. Al contrario, nos ayudaron a tener una mejor experiencia y un disfrute más profundo de nuestra odisea.

La autenticidad de la visita, con todos sus defectos, fue lo que hizo de la misma una experiencia inolvidable. Fue precisamente la cruda realidad de Cuba y el caos como parte de la experiencia, lo que nos hace querer volver.

El vivir una experiencia genuina en Cuba como visitantes puso en claro relieve para nosotros como diseñadores el reto en el diseño y en el campo turístico en general. Creemos que el poder ofrecer experiencias reales debe ser el enfoque y prioridad del diseño dentro de la industria. Como diseñadores, hay que cavar más profundo y convertirnos en los facilitadores, los traductores y los intérpretes de la experiencia.

La industria hotelera se ha modificado. Hoy día ya no es suficiente diseñar simplemente para impartir belleza ni comodidad. Cada vez más y más, los viajeros buscan vivencias no filtradas. Lo que anhelan es la aventura y la realidad, con todos sus olores y sus colores de verdad.

Ya es hora de despertarnos todos a esta nueva e inspiradora realidad.

www.alvarezdiazvillalon.com

Arq. Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón, CODDI son los autores de este escrito. Ambos son socios de la firma Álvarez-Díaz & Villalón® Architecture and Interior Design con oficinas en Miami y en San Juan, Puerto Rico.

Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón
Cortesía de Ricardo Álvarez-Díaz y Cristina Villalón

Recientes de Arquitectura

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
close-link
Select Language
Ir Arriba