TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu, se estrena con un Red Dot Product Design Award

en Diseño/Interiorismo por

Karbon es una pieza de arte industrial, vanguardista e icónica, creada a partir de fibra de carbono y resultado de la conjunción de la más alta tecnología con el saber artesano.

Su diseño atemporal, elegante y vanguardista trasciende al paso del tiempo y genera nuevas interacciones y experiencias emocionales con los clientes.

Karbon es un reto para Actiu, que mediante la creatividad, la innovación y la valentía, ha salido de su zona de confort para producir un producto desde un nuevo material que les obliga a reinventarse completamente como empresa.

Los premios Red Dot 2019, uno de los galardones más prestigiosos de diseño de producto a nivel internacional, han reconocido el carácter innovador de la silla Karbon, concebida como una pieza de arte industrial y fabricada en fibra de carbono.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

El diseño de Karbon reinterpreta la fibra de carbono y la aplica al mobiliario creando un objeto icónico, exclusivo y que conecta directamente con la sensibilidad y las emociones de las personas. Es fruto de dos años de investigación, trabajo y colaboración intensa entre Actiu y el diseñador Javier Cuñado de ITEMDesignworks.

«Queríamos sorprender al usuario a partir de la innovación tecnológica y de procesos y materiales nuevos. En ese sentido, la fibra de carbono, que se asocia tradicionalmente al deporte de élite y a la industria aeroespacial, nos ha permitido generar formas más libres y creativas que otras materias primas, como puedan ser el plástico y el metal. Tuvimos que desaprender todo lo que sabíamos sobre procesos convencionales y sus limitaciones para poder ser más libres y aprovechar todas las posibilidades de la fibra de carbono», señala Javier Cuñado.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

Karbon combina un diseño atemporal, que seduce por sus formas, con una ergonomía impecable que se define por su calidez, ligereza y funcionalidad. Un producto que revaloriza el espacio, convirtiéndose en su seña de identidad.

A su vez, es una pieza técnica, que combina procesos tecnológicos muy avanzados con una producción artesanal: son necesarios 45 días de trabajo para crear una de estas sillas.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

«Nos gusta ver que avanzamos cuando nos ponemos desafíos interesantes. Creer en nosotros mismos y tener la valentía de salir de nuestro día a día cada cierto tiempo para entrar en mundos desconocidos, es nuestra manera de reinventarse y mejorar. Apostar por la creatividad, la innovación y el talento interno es la forma que tenemos de llevar a cabo estos proyectos. Karbon es un gran reto para nosotros, porque en su día imaginamos desarrollar un asiento que nos hiciera vibrar, y soñar.  Con una estética de diseño atemporal, unas curvas propias de arte y con un material del sector aeroespacial, karbon promete», explica Soledat Berbegal.

«Para generar cada una de las seis partes que conforman las sillas Karbon, es necesario superponer capas de fibra de carbono impregnadas en resina. Posteriormente, para conseguir una precisión milimétrica, se introducen en un molde de acero cerrado, que debe pasar tres horas en el horno para que la resina se endurezca y la pieza adopte la estética característica de los composites», señala el diseñador.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

Las piezas son huecas por dentro, lo que hace que el peso de la silla sea apenas de 3 kilos, pero a la vez es muy resistente gracias a las cualidades que le confiere la fibra de carbono.

«Queríamos generar una cascada de sorpresas en la primera interacción del usuario con esta silla. En primer lugar, su estética sofisticada y exclusiva, ya que brilla como el metal. En segundo lugar, su tacto que, a diferencia de lo que pueda parecer, es tremendamente cálido y sensual. En tercer lugar, su ligereza. Y, en cuarto, su solidez y la confortabilidad que se experimenta al sentarse sobre ella», continúa Javier Cuñado.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

Su diseño exclusivo, elegante e ingenioso permite a Karbon generar ángulos y siluetas a partir de una trama de efecto 3D que capta la luz y genera un efecto visual único, con una superficie perfectamente pulida que aporta nuevas interacciones y experiencias entre silla y usuario.

Estas características convierten a Karbon en el ejemplo perfecto de unión entre precisión y visión de futuro. Una pieza esencial para los amantes de la creatividad y la exclusividad.

Karbon, la silla de fibra de carbono de Actiu. Foto suministrada

Su diseñador así lo refuerza, «su carácter ligado al arte industrial, el hecho de que se trate de piezas exclusivas y numeradas y la durabilidad extrema de la fibra de carbono puede convertir a estas sillas en objetos de culto y de coleccionista, que se mantendrán inalterables al paso del tiempo y con los que se establece una conexión emocional».

«Karbon es un proyecto empresarial que nos ha obligado a cambiar nuestro concepto de la innovación, pensando a largo plazo y aportando un impulso o reactivación que nos lleva a imaginar nuevos procesos, romper la estabilidad y mejorar constantemente. Karbon solo es el inicio de una nueva forma de crear en Actiu», concluye Berbegal.

www.actiu.com

www.systronics-pr.com

Recientes de Diseño

Ir Arriba