TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Geo-Graham Orrery Tourbillon: el cosmos en tus manos

en Diseño por

Tiempo y espacio se fusionan en la última complicación de Graham. Inspirada en el primer planetario de mesa, inventado por George Graham en 1713, esta lujosa edición limitada de 8 ejemplares conjuga con armonía relojería y universo. Sellando esta unión encontramos auténticos elementos tallados de Marte y de la Luna que convierten la fascinación de un cosmos, por lo general fuera de nuestro alcance, en una maravilla que podemos capturar. Representando con orgullo al astro del que proceden, estos materiales hacen que los cuerpos celestes entren en contacto con su lado más terrenal. El corazón y el alma de esta pieza es un tourbillon manual con planetario antiguo creado para Graham de forma exclusiva por Christophe Claret, una evolución a partir de la edición de aniversario de Graham de 2013. Con raíces en la era de la Ilustración, hace tres siglos, esta obra maestra de la relojería incorpora un calendario de 300 años para proyectar hacia el futuro un cronometraje ilustrado. ¿Por qué atesorar un reloj para transmitirlo solo a la próxima generación cuando lo podrán disfrutar las doce siguientes?

Foto: Graham Watchmakers
Un planetario portátil

La creación de un sistema solar en miniatura requiere una meticulosa atención al detalle y una inmensa curiosidad científica en la que el universo, y no el cielo, es el límite. Seguramente estos temas dieron pie a apasionados debates entre George Graham, miembro de la Royal Society, y dos de sus amigos personales, los científicos y astrónomos Sir Isaac Newton y Edmond Halley. El Geo-Graham Orrery Tourbillon de 2017 representa un intrigante libro en el que todas las historias son 100% reales. Los fragmentos auténticos de la Luna y de Marte que contiene llegaron a la tierra como resultado del impacto de un meteorito. La turquesa de Kingman, descubierta y explotada en lo que actualmente es Arizona por las antiguas civilizaciones nativas americanas mucho antes de que los europeos llegaran al Nuevo Mundo, forma la Tierra. Por su parte, el Sol es una obra maestra en miniatura en sí mismo. Como complemento perfecto a las imágenes figuradas de la bola de fuego solar encontramos un grabado de dos cabezas de fénix, un motivo que fue utilizado por George Graham, en el puente del tourbillon. Este elemento de oro rosa de 18 quilates presenta asimismo un reluciente cabujón con un diamante en el centro. El telón de fondo de este espectáculo cósmico que se lleva en la muñeca es una esfera lacada en azul. ¿Qué mejor escenario para el idilio entre relojería y astronomía que Graham ha creado en este modelo? La esfera presenta tres escalas para medir el tiempo en la Tierra, el calendario gregoriano y el sistema zodiacal.

Fotos: Graham Watchmakers
Look celestial

Dominar una técnica compleja es algo bello en sí mismo. El uso de exquisitos materiales y sugerentes detalles de diseño hace que el factor de fascinación alcance la perfección. Evocando el aire mágico de la cúpula de un observatorio o el lente de un telescopio, un cristal de zafiro semiesférico se asienta sobre la caja de oro rosa. Una correa de piel de aligator azul pespunteada a mano queda firmemente sujeta por medio de un cierre desplegable de oro rosa. El movimiento de dos barriletes decorados oculta su belleza interior en forma de una reserva de marcha de 72 horas. Solo ocho afortunados coleccionistas contemporáneos tendrán el placer de sentarse a escuchar The Planets, del compositor inglés Gustav Holst, luciendo en su muñeca este Graham, un tesoro de 2017. La respuesta está escrita en las estrellas.

www.graham1695.com

Recientes de Diseño

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
TENDENCIAS 2017
Descarga ahora GRATIS nuestro reporte de las tendencias que marcarán el 2017 y 
recibe nuestro dossier con las historias más leídas del 2016.
DESCARGAR
Select Language
Ir Arriba