Gabriel Soto y una noche de máscaras desde lo “queer”

en Arte/Diseño/Entrevistas por

La fascinación por las máscaras es tan remota como el tiempo. Servían de objetos esenciales en las prácticas religiosas hasta cobrar una especie de virtud mágica. Pasó al teatro e -incluso- conformó un concepto psicosocial de (en)cubrimiento que explica comportamientos humanos. 

Sin duda, ese “velo” físico resguarda a la verdadera identidad para convertirse en representación y -finalmente- en símbolo. Entendida aquí como un ocultador del rostro (la máscara puede cubrir también el cuerpo), esa careta ejecuta un acto de posesión sobre el ser que la usa. Al removerla, bien podría decirse que hay un tipo de exorcismo, de dejar atrás la investidura que ya -en ese momento de la separación- pierde su sentido y su vínculo contractual.

Gabriel Soto se ha desarrollado en el arte del teatro y la danza, tanto como ejecutor en escena al igual que encargado de vestuario y escenografía. Foto suministrada

Así, el artista del teatro y la danza Gabriel Soto sostiene en la elaboración de sus máscaras un elemento fundamental en la creación de los personajes. Desde las máscaras de la comedia del arte hasta las más alternativas, pasando por aquellas que constituyen títeres, ha podido establecer una manifestación constante en la que esta simulación provoca otro espacio corpóreo y -por ende- expresivo.

Encargado además del vestuario en la obra Drama Night -presentada por Caribe Bestial y dirigida por Christian Nieves- el ponceño ha sabido también crear máscaras de vejigantes, propias de nuestra cultura puertorriqueña. Por su parte, mediante la nombrada pieza teatral -que tuvo una gran acogida en su estreno en Nueva York- Gabriel propone las máscaras para trabajar la idea de un grupo de transformistas que se encuentra durante un concurso de belleza. Hacer visibles los diversos estereotipos a su vez genera una conversación sobre el complejo mundo trans, cuya comunidad lucha por ser respetada e incluida como parte de la sociedad, y que se tiene que enfrentar igualmente al discrimen que surge dentro de la misma.

Drama Night es una obra que -a través del uso de máscaras- hace una aproximación a los estereotipos en los concursos de belleza para la comunidad trans. Foto suministrada

De este modo, Drama Night -que participa en el True Colors Fest, en Hatillo- es parte de una voz histórica que se remonta a los primeros esfuerzos sociales por parte de la comunidad LGBTTQ+ para la protección de sus derechos. Aunque el concepto original partía de la interpretación exclusiva de actores, ahora cuenta con actrices que conforman la “tropa”. Y aun cuando las máscaras diseñadas por Gabriel comparten el mismo molde, la pintura que se utiliza en cada cual es diferente, resaltando variedades en los ojos, la nariz y la boca.

Uno de los carteles promocionales de la obra Drama Night. Foto suministrada.

Hay en esto una acción de revisitar lo queer, un término que engloba toda una teoría que abarca -por ejemplo- las sexualidades periféricas o disidentes y la (de)construcción de la identidad. Gabriel -con elevada experiencia como transformista- participa igualmente como actor en Drama Night, cuyo elenco lo completan Natalie Droz, Cristina Sesto, Guissepe Vázquez y Adyel Amat.

 

Drama Night se presentará este próximo sábado, 5 de octubre (8 p. m.) y el domingo, 6 de octubre (5 p. m.) en el Teatro José A. Monrouzeau, en Hatillo. Boletos en Ticket Center: https://tcpr.com.

Tags: