TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

¿Dónde queda la ciudad?

en Arquitectura/Diseño por

Es fácil asociar la idea de ciudad con aquellas metrópolis que conocemos como Nueva York o Barcelona.  Sin embargo, es complicado reconciliar esta percepción con la realidad construida de Puerto Rico.  Si existiese el concepto de ciudad en la isla, es muy espinoso el camino para situarlo en un lugar específico.  De otro lado, ser demasiados laxos con su definición, nos llevaría erróneamente a atarla como homogéneo del título de Municipio.  ¿Entonces, dónde queda la ciudad?

Más allá del Viejo San Juan, es difícil asociar nuestras predeterminaciones de lo que constituye una ciudad con el reguero de urbanizaciones y enjambres de avenidas de múltiples carriles o expresos de alta velocidad complementado con la segregación de zonas distantes con usos únicos.  Todo esto ha llevado al sacrificio del peatón o, al menos, hace inverosímil su viabilidad.  Las cosas así, es un reto poder ver la ciudad en un lugar donde es imposible, en la mayoría de las circunstancias, caminar a un mercado o a un centro de entretenimiento como lo es el cine o un restaurante desde el hogar o cuando es tan difícil hacerlo utilizando la transportación pública.  Para comenzar a ver la ciudad, primero es necesario entender lo que significa y, consecuentemente, lo que implica la condición urbana.

Las palabras ciudad y urbano están intrínsecamente asociadas.  Revisando la etimología de la palabra ciudad, encontramos que origina de la palabra civitatis, latín para significar ciudad o pueblo y es usada también para referirse a la comunidad que componen sus ciudadanos.  No obstante, civitas no hace distinción en escala entre la ciudad como la conocemos hoy, y un asentamiento menor como lo es un pueblo.  Para señalar esta concepción de ciudad se necesita revisar la palabra urbis, también del latín, que es usada para referirse a Roma específicamente.  De esta manera, aunque el término ciudad es uno maleable y que acepta variaciones en escala, es normal adoptar el adjetivo urbano como aquello que implica las condiciones más óptimas que hacen referencia o componen una ciudad.

El diccionario de la Real Academia Española define ciudad como “lo urbano, en oposición a lo rural” o como el “título de algunas poblaciones que gozaban de mayores preeminencias que las villas”. También habla de edificios, calles y actividad.  Utiliza repetitivamente la palabra conjunto y núcleo.  Otros adjetivos a los que recurre son, denso y numeroso. A tono con esta definición, Lewis Mumford lo resume muy bien en las siguientes frases citadas de su libro, The City in History: Its Origins, Its Transformations, and Its Prospects.  Primero, “The city is a complex expansion of the village resulting in new urban mixture.”  En esta escueta pero profundamente reveladora aseveración, Mumford habla de la complejidad del programa mixto que da paso al surgimiento de la ciudad como parte del desarrollo de la civilización.  Refiriéndose a la forma de la ciudad, este maestro describe la misma de la siguiente manera,

“[…] the city may be described as a structure specially equipped to store and transmit the goods of civilization, sufficiently condensed to afford the maximum amount of facilities in a minimum space, but also capable of structural enlargement to enable it to find a place for the changing needs and the more complex forms of a growing society and its cumulative social heritage.”

Nuevamente aparecen los conceptos densidad y complejidad mientras que se añade la destreza de adaptabilidad o resiliencia.  Aquí podemos ver las características inevitables de una ciudad.  Para resumir, la ciudad es el desarrollo de un asentamiento de menor escala a uno mayor. Es densa, compleja, multi-programática y su infraestructura aprovecha un espacio mínimo para proveer las facilidades necesarias donde albergará las necesidades cambiantes de la sociedad, lo cual implica el desarrollo constante social y de la cultura que desprende de ella.  Asimismo, estas características son las que comprenderán la definición de lo urbano.

En Puerto Rico podemos visar condiciones urbanas en múltiples lugares a mayor o menor escala.  Identificar la ciudad o ciudades en la isla dependerá de las gradaciones de la condición urbana que den paso a un lugar que satisfaga las necesidades ya expuestas y la rigidez con la que se defina la escala buscada.  Una cosa es cierta, solo podremos encontrar la ciudad caminando.

Recientes de Arquitectura

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
TENDENCIAS 2017
Descarga ahora GRATIS nuestro reporte de las tendencias que marcarán el 2017 y 
recibe nuestro dossier con las historias más leídas del 2016.
DESCARGAR
Select Language
Ir Arriba