«Alba» se ajusta el cinturón

en Diseño por

La vasija Alba tiene una forma vagamente humana con su cintura atada por un cinturón de cuero, un detalle que basta para transformar un objeto cotidiano en algo personal y único. La frontera entre un objeto de arte y algo para uso doméstico no siempre es obvia y en los productos de Anna Kraitz a menudo es casi totalmente erradicada.

Los cinturones son un detalle recurrente en sus diseños, junto con trenzas y botones. «Juntos forman un símbolo de mí mismo, una especie de autorretrato. Pero también utilizo el cinturón como un símbolo para reunir y definir el mundo informe y rápidamente cambiante en el que vivimos en este momento». El florero Alba se basa en un modelo más grande que Anna produjo para una exposición. Alba está disponible en porcelana blanca o celadón.

«La vida cotidiana me inspira. A veces quiero compartir observaciones triviales. Otras veces los temas parecen más existenciales. Pero sobre todo, lo más simple, lo más pequeño y cotidiano es lo más importante».

Anna Kraitz es una de las principales diseñadoras contemporáneas de Suecia, con clientes como Källemo, Svenskt Tenn y Almedahls. También dirige su propio sello. Anna se formó en Hungría y en la Escuela de Pintura de Pernby. Se graduó de Beckmans College of Design en 1999 y desde entonces ha trabajado como diseñadora de muebles y productos. Anna ha recibido numerosos premios, entre ellos el prestigioso premio Bruno Mathsson en 2008 y el «Diseñador del Año» de Swedish Plaza Magazine.

www.kraitz.se