Acción vincular: el arte y la gestión cultural como redes de conexión comunitaria

en Arte/Diseño/Entrevistas por

Mantener una escucha atenta es valiosísimo porque pueden llegar a rescatarse gemas preciosas entre las palabras. Eso me sucedió mientras Iván Acosta, cofundador de Acción Vincular (AV) me hablaba. Con una serenidad en su voz y una sabiduría joven, me sorprendió en varias ocasiones, especialmente cuando mencionó los ancestrales cuatro acuerdos toltecas: sé impecable con las palabras; no te tomes nada personalmente; no hagas suposiciones; haz siempre lo máximo que puedas. Según uno de los organizadores de AV, son estas afirmaciones las que utiliza el colectivo en su comunicación y la metodología de la coordinación. 

Consciente de que el arte es un elemento que visibiliza lo que intenta ser invisibilizado y propone posibilidades que no necesariamente siguen un diseño lineal o convencional, Iván expresó que la gestión cultural, a su vez, es un agente provocador, en el sentido de que estimula la acción siempre desde la intención de conectarnos.

Jornada de estudio en movimiento, intervenciones y activación de espacios simultáneos. Coral del Mar Alemán documenta. diciembre de 2014. Foto suministrada.

“Acción vincular es una plataforma de investigación artística y un laboratorio de gestión cultural”, mencionó el entrevistado y agregó: “nosotros reunimos unas prácticas de laboratorio de movimiento, en las cuales distintos artistas multidisciplinarios comparten sus herramientas en un espacio común”. Actualmente, lo que se estableció en el 2014 como Acción Camandular, coordina los programas del Centro Dharma, gracias al enlace de AV con Hábitats Creativos, un proyecto dirigido por Antonio González-Walker, uno de sus mentores. “Colaboramos en la rehabilitación física del espacio, el desarrollo y la coordinación de la programación de actividades de Centro Dharma y nos preparamos para presentar este nuevo proyecto en la Comunidad de Sagrado Corazón, en Santurce”, añadió.

Así y en evocación de los inicios del colectivo conformado en su origen por Ana Cristina Rodríguez, Hugo Reyes Luna, Natalia Muñoz Paraliticci e Iván, AV realizó un proyecto site specific (arte realizado en un espacio específico y en relación con él) durante meses consecutivos, trabajando cada mes uno de los siete principales chakras del cuerpo. De esta manera, se denota la esencia del proyecto: un estudio minucioso del ser corpóreo en conexión directa con el espíritu.

“Lo más importante es la posibilidad de hacer las cosas de otra manera. Estamos llevando a cabo un sistema alternativo”, sostuvo Iván, quien comentó la necesidad del poder de la comunidad para ejecutar cambios.

Laboratorio de movimiento en el espacio público, lote #1810 (Cinema Paradiso) en la calle Loíza, en Santurce. Improvisan Charlene Ruscalleda, Maite Reyes, Natalia Muñoz Paraliticci, Yanila Rivera y Yurema Feifel. Iván Acosta documenta. Foto suministrada.

Entre los primeros auspiciadores y colaboradores de AV que Iván quiso destacar como un laboratorio de interacciones se encuentran Casa Taft 169, Cine a la Libre (Cinema Paradiso, en la calle Loíza), Flight Cult, Casa Jefferson y la Asociación de Residentes de Machuchal en Santurce.

Laboratorio de Interacciones en el Mercado local: Machuchal, Santurce. Foto suministrada.

Además, como parte de su labor, AV ha accionado el Mercadillo de Trueke con La Chiwinha, Eco-Tienda Solidaria y ha colaborado en múltiples iniciativas con la Reserva Natural Bosque Costero de Carolina, Coalición Playas Pa’l Pueblo, La Maraña, el comedor, Desayuno Calle, la recolecta, Huerto Semilla UPRRP, Departamento de la Comida, Casa de Cultura Ruth Hernández Torres, Librería La Tertulia y PISO proyecto.

Indudablemente, escuchar de Iván la palabra “manifestación”, como esa visualización creativa en la que todo es posible, me provocó recordar cuántos vínculos y conexiones luminosas pueden darse si sabemos creer y crear.

www.facebook.com/accionvincular