6 cosas que no sabías de Thomas Jefferson, el Presidente arquitecto

en Arquitectura/Diseño por

La arquitectura jeffersoniana fue el estilo que Thomas Jefferson desarrolló como representativo de la nueva nación norteamericana y que reflejaba sus ideales democráticos.

Hoy, Día de los Presidentes, destacamos la obra de Thomas Jefferson, conocido por ser el tercer presidente de los Estados Unidos de América entre 1801 y 1809, uno de los Padres Fundadores de la Nación y el principal autor de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos. Pero ¿sabías que también era arquitecto, músico y escritor? Además era filósofo político, inventor, horticultor, arqueólogo y paleontólogo. Aquí incluimos algunos datos curiosos de este polímata y erudito norteamericano.

«Los cuatro libros de arquitectura» por Andrea Palladio
«Los cuatro libros de arquitectura» de Andrea Palladio. El Primer Libro tiene puntos básicos sobre la selección de materiales, reglas de proporción, etc. El Segundo Libro tiene una compilación de proyectos con una descripción específica. El Tercer Libro tiene parámetros específicos para edificios público e infraestructuras. El Cuarto Libro tiene una colección de templos romanos, los cuales han sido utilizados en la reconstrucción de restos y ruinas arqueológicas de la inmortal Roma.
Fue arquitecto autodidacta.

Como no habían escuelas de arquitectura en la Virginia colonial del siglo XVIII, Jefferson aprendió el arte por sí mismo estudiando numerosos libros y diseños arquitectónicos clásicos. Su libro predilecto era Los cuatro libros de arquitectura del arquitecto renacentista italiano Andrea Palladio, su mayor inspiración, del cual aprendió los principios básicos del diseño clásico. Mientras fue Embajador de Estados Unidos en Francia por cinco años, Jefferson estudió de primera mano las ruinas romanas y los edificios neoclásicos de la región, como los diseñados por Claude-Nicolas Ledoux. De ahí, desarrolló un estilo propio que más adelante se denominó como arquitectura jeffersoniana. Su estilo y diseños fueron muy populares, llegando a diseñar varias residencias, así como la Villa Académica de la Universidad de Virginia. También co-diseñó y sirvió como consultor para varios diseños residenciales, de las cuales aún sobreviven una docena.

Thomas Jefferson diseñó su plantación y casa de retiro Poplar Forest en Virginia.
Desarrolló un estilo propio conocido como arquitectura jeffersoniana

Estas son sus características:

  • Diseño palladiano (núcleo central, alas simétricas, etc.)
  • Pórtico y frontón en las entradas principales
  • Órdenes y molduras clásicas, especialmente toscanas
  • Piano nobile, o nivel principal elevado del suelo
  • Construcción de ladrillos rojos
  • Bordes blancos
  • Columnas pintadas con arena
  • Octágonos y formas octagonales
  • Barandillas chinas
  • Escaleras “suprimidas” u ocultas, en lugar de grandes escalinatas
Capitolio del Estado de Virginia en Richmond, Virginia, USA. Diseñado por Thomas Jefferson.
Impulsó, desarrolló y promovió un estilo arquitectónico nacional.

Al independizarse de las monarquías europeas que las poseían, las nuevas naciones libres que surgían en las Américas se inspiraron en la Revolución Francesa para establecer un nuevo sistema de gobierno independiente que cortara con el modelo monárquico europeo. Estados Unidos no fue la excepción. Los federalistas estadounidenses apoyaron la rebelión en contra de la autoridad inglesa pero no deseaban abandonar su guía cultural. En Europa estaban en boga los estilos neoclásico y neopalladiano como respuesta a la ruptura con el sistema monárquico, el cual se inspiraba en la Grecia y Roma antiguas, y fue ampliamente utilizado en Francia. Jefferson, quien estaba en contra del modelo democrático federalista impulsado por Alexander Hamilton, prefería una sociedad democrática de pequeños dueños de tierras, una utopía agraria. La democracia jeffersoniana apoyaba este sistema feudal y se reflejaba en su estilo de arquitectura, como villas rodeadas de grandes campos. Pero para Jefferson, el sentimiento antibritánico se extendía más allá de sus diferencias políticas. Contrario a los federalistas, vio la libertad cultural como un aspecto crucial en la lucha en contra de la madre patria. Las raíces grecorromanas proveyeron los símbolos de la nueva Francia y podrían hacer lo mismo por los Estados Unidos. Tanto para Jefferson como para sus contemporáneos progresivos, emular la antigüedad clásica era apropiado por su simbolismo.

En 1811, le decía a la Sociedad de Artistas de Filadelfia que una nueva Grecia estaba creciendo «en los bosques de América… Grecia era libre; en Grecia cada ciudadano se sentía una parte importante de su república». Jefferson tenía a la república de Roma en mente — ese virtus sólido que se destacó en el arte de gobernar. Los líderes de la Guerra de la Independencia obtuvieron su código de valores de héroes romanos que ponían su amor por su patria por encima de todo y valoraban la libertad más que a sus vidas. El senado en el Potomac era la reencarnación del senado romano.

Maison Carrée, un antiguo templo romano en Nimes, Francia, inspiró el diseño de Thomas Jefferson para el Capitolio del Estado de Virginia.

Ante los ojos de Jefferson, lo primero para crear un gusto nacional por crear algo que llevara el mensaje de este destino histórico era producir los paradigmas de la arquitectura romana en América. Los diseños que envió desde Francia para el nuevo Capitolio del Estado de Virginia reproducían el templo romano Maison Carrée en Nimes al sur de Francia, dentro del cual se acomodaban funciones legislativas, judiciales y ejecutivas mientras se preservaba la pureza del templo en su exterior. Además le sirvió para sensibilizar su estilo y su conciencia de los materiales disponibles en la región para la construcción de sus diseños. Por eso, los edificios gubernamentales estadounidenses asemejan templos grecorromanos.

La Rotonda, Universidad de Virginia
Vista de la Universidad de Virginia por Benjamin Tanner, parte del mapa de Virginia de 1826 de Herman Böyes
Fundó y diseñó la Universidad de Virginia.

Jefferson creía en la importancia de la educación en la sociedad. Soñaba con fundar una universidad, libre de influencias eclesiásticas, pagada en común para que personas de bajos recursos pudieran acceder una educación universitaria. En 1819 funda la Universidad de Virginia, la cual inaugura en 1925. Esta es la primera universidad del estado en el país. Diseñó un Panteón a dos tercios de la escala del original a la cabeza de una explanada flanqueada por pabellones columnares interconectados. La Rotonda alberga la biblioteca, mientras que los pabellones, representando las disciplinas individuales, es donde los profesores vivían e impartían sus clases. Cada pabellón demostraba el uso correcto de una orden romana o una de sus variantes. Uno de los pabellones está inspirado en Ledoux. En este concepto de pabellones independientes ordenados formalmente en una composición neoclásica, que él llamó la Villa Académica o El Césped, hay quizás una analogía de la unión federal según Jefferson — estados autónomos trabajando juntos por el bien común de una nación.

Fachada oeste de Monticello
Su casa, Monticello, es un símbolo nacional.

Cuando Jefferson tenía 14 años, su padre muere y hereda unos 5,000 acres de terreno y docenas de esclavos. En 1968, a sus 25 años de edad, comienza la construcción de su hogar, conocido como Monticello, el cual él mismo diseñó. Esta era también su plantación, que albergó a lo largo de los 70 años que la poseyó unos 600 esclavos. Fueron sus esclavos quienes construyeron la mansión neoclásica de estilo jeffersoniano, incluyendo la fabricación de ladrillos. Jefferson se endeudó enormemente en la construcción y posterior remodelación de Monticello.

Vista aérea de Monticello. A la derecha se ven los restos de los cimientos de Mulberry Row, donde se encontraban los talleres y aposentos de los esclavos de Thomas Jefferson.

En la casa solariega, el Panteón fue domesticado inspirado en Chiswick y la Villa Rotonda de Palladio. En la cima de una loma se ubica una cúpula central con dos alas que se extienden horizontalmente como abrazando el paisaje. Monticello era la epítome del hogar americano que busca estabilidad y libertad, confort y aparatos que facilitaran el trabajo cotidiano, convencional y único. Al dorso de la moneda de cinco centavos americanos, figura la fachada principal de Monticello.

Moneda de 5 centavos americanos. Al frente figura el perfil de Thomas Jefferson y, al dorso, la fachada oeste de Monticello.
El legado de Jefferson como Patrimonio de la Humanidad

La Universidad de Virginia y Monticello figuran dentro del listado de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO como bien cultural inscritos en 1987. «Su visión de la arquitectura, basada en la antigüedad clásica, refleja no sólo las aspiraciones a una nueva república americana heredera de la tradición europea, sino también el grado de experimentación cultural que podía esperarse del país en un momento en que este llegaba a su madurez».

A lo largo de su vida, Jefferson hizo muchos dibujos arquitectónicos y escribió extensamente sobre diseño de arquitectura. La Colección Coolidge que contiene sobre 600 páginas de documentos arquitectónicos por Jefferson se conservan en la Sociedad Histórica de Massachusetts.