TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Author

Renia Fermaint - page 3

Renia Fermaint has 97 articles published.

Las Pibas Theater Company: el silencio y los diálogos del dolor

en Arte/Entrevistas por

Las “cosas del dolor” son tantas y tan variadas, pero tan ciertas como lo que no se ve, pero se siente con extrema profundidad. Y al dolor, que es un vestigio de cuerpo amorfo, la contradicción máxima del ímpetu vital, que no existe más que en el ser adolorido y no tiene más referencias que su propio nombre, entonces ¿cómo se le nombra, cómo se le comprende?

Así, el padecimiento no tiene barómetro, por más que socialmente se intente medirlo. Cada quien lo experimenta diferente. Eso sí. El dolor tiene dos capacidades: una extraña manera de confiar en la vuelta de tuerca, en el momento en que todo habría valido la pena, o el hundimiento, el precipicio, la no salvación.  Continuar Leyendo

Baba Gris: una banda que experimenta entre sonidos y una intensa poética 

en Arte/Entrevistas por

Eros y Tánatos, los poderes que circundan a la vida. Nada pareciera tan complejo como estas dos fuerzas que chocan y se rehacen. Sin duda, la existencia toda puede ser contemplada por el movimiento físico y espiritual de estas capacidades vitales. 

De ahí que el arte —que sorbe del acto de vivir— se exprese inmerso entre dichas realidades. Pero mucho más allá de composiciones tópicas que se revuelven en trivialidades y en “manoseos” líricos, Eros y Tánatos exigen una profunda comprensión y un acercamiento firme.  Continuar Leyendo

Javier Ríos, el artista y el acto humano de hablarnos a todos

en Arte/Entrevistas por

«Cuando pienso en mi vocación no temo a la vida». – Antón Chéjov 

¿Conoces la sensación de estar escuchando a alguien con una vibración que pudiera ser similar a la tuya? Me ocurrió hace tan solo dos días. A lo primero que hizo mención fue al escritor ruso Antón Chéjov. Tuvo toda mi atención. Y aunque la distancia no nos permitió el encuentro en algún café, la realidad virtual — aun con el “delay” — consiguió vernos cara a cara. Se mostró cercano y dispuesto en la conversación, y gran conocedor de la situación sociopolítica no únicamente de España sino del estado mundial.  Continuar Leyendo

La Trinchera: cuerpos que se revelan o ¿se rebelan? en la precariedad

en Arte/Entrevistas por

Tres cuerpos en escena. Un vestuario mínimo — en cuanto a volumen —, pero tan contundente que me transportó de inmediato a la pintura La columna rota, de Frida Kahlo. Ya intuía que la pieza me absorbería. CRUDAS: submarina —por La Trinchera: colectivo de estética precaria (Beatriz Irizarry, Marili Pizarro y Cristina Lugo) — alcanzó fotogramas poderosísimos mediante una hermosa conjunción de los cuerpos, mantenida de principio a fin. A través del performance, cautivaron con un relato mitológico de las sirenas. Más allá del encantamiento atribuido a estas ninfas, La Trinchera propuso una exploración simbólica a través de sus acciones metafóricas. Lo extraordinario de las imágenes creadas por ellas iba a la par con su significación elevada; nadie puede quedar indiferente ante su arte. Continuar Leyendo

Mark Rivera, la estética del movimiento y el arte ¿político?

en Arte/Entrevistas por

Vas por La Cerra, en Santurce. Justo un poco antes de toparte con el famoso chinchorro — mencionado incluso en The New York Times — ves a un grupo de personas frente a su taller de arte. Y frente a éste, la escultura del artista — distinguida por él como street art o arte de calle — también comentada en el artículo del periódico estadounidense. Mientras transcurre la noche, siguen llegando amistades, otras ya se han ido. Es un espacio donde la interacción fluye de manera natural.  Continuar Leyendo

Christian Nieves Santiago, la locura del teatro y un susurro cautivador

en Arte/Entrevistas por

¿Sabe cuando uno se prepara para lo que vendrá y ocurre exactamente como planificado? Sucedió todo lo contrario. Había hecho mi breve investigación — como de costumbre intento no predisponerme —, anotado las preguntas guía y visto algunas imágenes. Uno de los artistas entrevistados anteriormente — José Luis Gutiérrez Reyes — trajo su nombre durante nuestra conversación. Conocía — particularmente — una de sus obras, muy renombrada en el ámbito cultural del País. Lo reconocí enseguida. No sé si a él le sucedió lo mismo. Con una sonrisa le confirmé que era yo. Cafés — el mío ya lo había apresurado y andaba por la mitad.  Continuar Leyendo

Kianí del Valle: existir en el movimiento (y en la pausa) y la mudanza de los cuerpos

en Arte/Entrevistas por

Nota: Lea con tranquilidad. No hay “spoilers”.

La cita primera fue en su casa, la casa familiar, la casa de la abuela. Me convidó al desayuno. Su celular no detenía el curso recibidor de llamadas y mensajes. Había llegado pocos días antes. Aun cuando hubo un acuerdo tácito sobre el tiempo de la reunión, estuvimos en la mesa-comedor por una hora y media aproximadamente. En el transcurso, la sonrisa y las palabras de su madre habían participado alegres en la conversación. Antes, me llegó a presentar al productor musical Leo Luchini. Todo marchó a pedir de boca. Continuar Leyendo

El libro de los conjuros de Irizelma Robles o la pérdida del miedo ante lo conocido

en Libros por

Nota: Prometo que todo lo que sigue a continuación es verdad.

Entré limpia y despojada al ritual de la lectura. Algo -muy breve, pero vivaz- había escuchado acerca del libro; suficiente para querer engullirlo con la fiereza pobre del dolor no correspondido. No quise leer — con anterioridad — biografías ni entrevistas ni opiniones. Tuve miedo de que ese acto de adelantarme trajera sobre mí la maldición de apropiarme de la insistencia de otros en decir esto o aquello. 

Creí — como si la conociera, como se les cree a los amigos — en el título que le da nombre a las ochenta y tres páginas. De modo que preparé el altar con los cuarzos que me han visitado por lustros, encendí el incienso, me hice una limpia con salvia. Se acercaba la hora maestra de las once y once. Comencé.  Continuar Leyendo

José Luis Gutiérrez Reyes, un teatrero ilusionista muy rumbero

en Arte/Entrevistas por

La superstición advierte que la escritora no debe revelar sus rituales, pero — en este caso muy peculiar — parece como un mandato hacerlo. Desconozco si tendré siete años de mala suerte o si me saldrá un orzuelo, mas me arriesgaré. Siempre debo redactar con música; el silencio rotundo me provoca un bloqueo que no se recupera dando undo. Ahora que lo examino no es una gran confesión. Lo que sucede es que mientras en otros escritos coloco el piano de Yiruma, esta vez tengo que poner a volumen considerablemente alto salsa. Comienzo con Tito Nieves y el reproductor automático sigue con La Fania y el Gran Combo. Ah, pero Roberto Roena con “Y tú, loco loco, pero yo tranquilo” dio en el clavo. La locura es — personalmente — lo más cercano al proceso creativo. Ahora — quizás — creerán que lo que continúa es la narración histórica de algún loco. Esto me pone en problemas porque para algunos dicha palabra es algo maldito y no quisiera dar esa connotación.  Continuar Leyendo

Ir Arriba