TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Michelle R.O., la performera, la poeta, la provocación de las libertades…

en Arte/Entrevistas por

La Plaza Barceló en Barrio Obrero reunía a la gente: niños en bicicletas o quizás escuchando música con sus headphones, parejas cruzando el espacio, señores jugando dominó, creo, y otros en el chinchorro de enfrente. Recostada en el piso cerca de nosotras una mujer sin hogar. Incluso Michelle pidió una disculpa al aire por si interrumpíamos el sueño con nuestra bulla. 

Hacía mucho que no coincidía con ella en persona; por las redes sociales sí (había en este caso una necesidad de decirnos de cuando en vez el amor de la una hacia la otra y los buenos deseos de éxito y prosperidad). Creo que nuestra amistad se ha ido configurando en una especie de admiración mutua en las provocaciones del arte, muy específicamente en un área que bien puede relacionarse con la liminalidad del performance o el llamado arte de acción. 

Nos tomamos fotos frente al mosaico de una pared, conversamos eclécticas saltando de un tema a otro, hasta que una niña intervino en la charla (aunque parecía lejana en su tarea pasiva frente a un celular, estaba atenta a todo) y nos dijo que podríamos presentarnos en la plaza. La vi discurriendo la idea del junte artístico entre Michelle y yo. Me pregunto qué la habrá motivado a hablarnos con tal inocente desparpajo.

Performance “La Mascota de la Galería”. Foto por Ricardo Alcaraz

Próxima las seis de la tarde, en que deberíamos mudarnos de espacio para una reunión, le pregunté a Michelle si aprovechábamos el tiempo para hacer la entrevista. Claro. Preguntaba. Ella respondía mientras mondaba una china (rima como su acción). Y asentí tantas veces a su discurso que temo que pensara que era únicamente cierta forma rutinaria de llevar la conversación. Pero no. Tal vez hay un hilo fino que nos une en la sensibilidad creativa que llevamos a cabo mediante acciones que pueden ser tan poco comprendidas. Ella hablaba con suma pericia sobre el tema. Diversos performances de su autoría y ejecución elaboran el asunto del trabajo, del ser obrera, como Desgrano y Mujersuela (así, con s). Sabe que existe mucha confusión acerca del performance. Está convencida que es un arte «anticapitalista y antinorma». «Es poner en discusión un tema, usando el cuerpo», dijo y añadió que se ejerce a través de cuestiones muy íntimas de la artista que se posiciona vulnerable ante quienes ven, quienes oyen, quienes perciben. Reflexionó también: «Me preocupa que sigamos aceptando que el capitalismo rija nuestro consumo de la cultura; el qué y el cómo consumimos en el arte».

Michelle R.O. Foto por Ricardo Alcaraz

Poeta, escritora, a su vez, Michelle es artesana de sus libros, como el poemario Ataque de risa Ataque de llanto. No sólo se encarga de su creación sino de la publicación. No sólo busca los cartones que reusará en su elaboración sino que los entrega a las personas interesadas en leerlos. No sólo redacta sus inquietudes, de lo que le impresiona, de lo que observa en el tren o de las sensaciones que tiene, sino que hace lo que denomina como perforpoesía. Reconoce que hay poemas para ser escuchados y otros para ser leídos.

Performance “La Mascota de la Galería”. Foto por Ricardo Alcaraz

Atender a sus palabras era tratar de entenderme a mí. Le cuestioné sobre la autocensura. Por supuesto, quizás expresó. Y argumentó acerca de las libertades que la mujer por su condición de mujer tiene que trabajar, tiene que provocar, no se le fueron dadas. «Puedes». «Mereces». Reclamó Michelle. 

Eran casi las seis. Hizo una postura de yoga: la cabeza en el piso, las piernas en el aire. Nos montamos en el carro. En la reunión hablaríamos cada una de nuestras próximas propuestas en el performance. Lo que propuso Michelle es una especie de irrupción contra el marasmo. Espérenla, pronto.

 

El video de portada es un fragmento del performance y pieza sonora ”Cuerpo de Tierra” por la artista puertorriqueña Michelle R.O. en colaboración con el músico irlandés Wilhelm en la que se recoge un testimonio del impacto que tiene la ola de asesinatos de jóvenes en la isla.

Recientes de Arte

Ir Arriba