TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Las Pibas Theater Company: el silencio y los diálogos del dolor

en Arte/Entrevistas por

Las “cosas del dolor” son tantas y tan variadas, pero tan ciertas como lo que no se ve, pero se siente con extrema profundidad. Y al dolor, que es un vestigio de cuerpo amorfo, la contradicción máxima del ímpetu vital, que no existe más que en el ser adolorido y no tiene más referencias que su propio nombre, entonces ¿cómo se le nombra, cómo se le comprende?

Así, el padecimiento no tiene barómetro, por más que socialmente se intente medirlo. Cada quien lo experimenta diferente. Eso sí. El dolor tiene dos capacidades: una extraña manera de confiar en la vuelta de tuerca, en el momento en que todo habría valido la pena, o el hundimiento, el precipicio, la no salvación. 

Las Pibas Theater Company. Foto suministrada.

De esta manera y en mi subjetiva concepción, la pieza OYA (Obligation You Are) —presentada por Las Pibas Theater Company el pasado mes en El Bastión— se bifurca en ambas realidades en las que la posibilidad de saltar por una ventana es el culmen de reflexiones internas que se comparten entre ellas y entre los espectadores que se convierten en copartícipes por su cercanía a la trama. 

Obra OYA (Obligation You Are). Foto por Alex Antonio Ortega Balasquide

Julia Cavagna (Argentina), Pato Masera (Paraguay) y Zahydé Pietri (Puerto Rico) son las ellas en las que nos podemos reflejar todas, todos, los dolientes. Con la dirección de Cavagna que cuenta con influencias como Jacques Lecoq, Mauricio Kartun y James Thierrée, entre otros, la obra de teatro —que por su cercanía física con el público y la ruptura de la cuarta pared se asemeja al performance o el arte de acción— mantiene una particular conversación con el silencio y con los sonidos, como aquellos que provienen de la radio. Infiero —en este caso— que tanto el uno como los otros son consecuencias del proceso mental-emocional de ellas. 

Obra OYA (Obligation You Are). Foto por Angelina E. Rodríguez

Elaborada a principios de 2018 en inglés y presentada en la Isla por primera vez en español, OYA se realizaba regularmente en casas como una actitud diligente en el hecho de hacer teatro sin esperar por espacios tradicionales para poder llevarlo a cabo y según explicó Julia es un «teatro independiente, hecho a pulmón». «Teníamos necesidad de explorar, de darnos tiempo y espacio para entender el lenguaje», comentó Pato acerca de la evolución de la pieza que ya ha tomado «pies propios». Por su parte, Zahydé —quien ha sido la actriz que se complementó a la obra luego de creada la misma— afirmó la generosidad de sus compañeras en invitarla al proceso creativo con sus experiencias y conocimientos. 

Julia Cavagna. Foto por Alex Antonio Ortega Balasquide

En relación con Puerto Rico y el nuevo espacio que habitaron —El Bastión, en el Viejo San Juan, gestionado por ACirc— Julia sostuvo que «fue una fiesta teatral. El Bastión supo abrir sus puertas y satisfacer la necesidad de remodificar todo el espacio, darle la calidez de una casa». 

Pato Masera. Foto por Alex Antonio Ortega Balasquide

Asimismo, Pato puntualizó lo especial de las presentaciones en la Isla. «La experiencia fue increíble, todavía nos habita». Sin duda y luego de nueve años de residir en Nueva York, para Zahydé regresar a su patria y verla a través de los ojos de Julia y Pato fue maravilloso. 

Programa. Foto suministrada.

Ciertamente, en OYA se siente la violencia del sufrimiento, edulcorado en momentos por el humor. Ahora, nosotros, ante este acercamiento de frente, nos queda revisitar con una mirada firme los habitáculos del dolor y brindarles otra significación. Muy bien podría ser la de la salvación. 

www.facebook.com/elbastionvsj

 

Foto de portada: OYA (Obligation You Are). Foto por Vladimir Alvira

Recientes de Arte

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
close-link
Ir Arriba