TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

La Trinchera: cuerpos que se revelan o ¿se rebelan? en la precariedad

en Arte/Entrevistas por

Tres cuerpos en escena. Un vestuario mínimo — en cuanto a volumen —, pero tan contundente que me transportó de inmediato a la pintura La columna rota, de Frida Kahlo. Ya intuía que la pieza me absorbería. CRUDAS: submarina —por La Trinchera: colectivo de estética precaria (Beatriz Irizarry, Marili Pizarro y Cristina Lugo) — alcanzó fotogramas poderosísimos mediante una hermosa conjunción de los cuerpos, mantenida de principio a fin. A través del performance, cautivaron con un relato mitológico de las sirenas. Más allá del encantamiento atribuido a estas ninfas, La Trinchera propuso una exploración simbólica a través de sus acciones metafóricas. Lo extraordinario de las imágenes creadas por ellas iba a la par con su significación elevada; nadie puede quedar indiferente ante su arte.

La Trinchera. Montaje por Marili Pizarro. Imagen suministrada.

Ahora repaso las fotos que me han enviado; tan distintas y tan persuasivas que logran exponer la esencia y la naturaleza “no curadas” del colectivo. En esa supuesta falta de cocción, las artistas muestran su universo particular irreverente, desinhibido y riesgoso, que no se intimida. La provocación de su estética no se da en un marco sin sentido. Al contrario, todo parece estar tejido en una urdimbre perfecta.

La Trinchera. Foto suministrada.

Confiesan lo anárquico de su proceso creativo que juega con el azar y el error, así como la necesidad de validar los “caprichos” de cada una con relación a lo que quieren presentar. De modo que al escuchar a Cristina y a Beatriz — Marili no pudo estar presente en la conversación —, intento sumergirme en sus cosmos artísticos y consigo momentos de buen asombro. 

La Trinchera. Foto suministrada

Aun cuando el concepto de La Trinchera comenzó hace aproximadamente cuatro años, se conocían desde que eran parte de Hincapié, colectivo de danza dirigido por Petra Bravo, quien las ha apoyado. Desde ese tiempo, incesantes colaboradoras entre ellas han obtenido el reconocimiento de los espectadores que perciben lo característico de su propuesta. 

La Trinchera Foto por Eddie Díaz.

Se miran al espejo del autoanálisis. Se consideran feministas y combativas, y sus piezas muy insertadas en el contexto sociopolítico. Y aunque CRUDAS es un evento que han llevado a cabo ya varias veces en lugares como el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), la galería El Cuadrado Gris, el Paseo de Diego en Río Piedras y el Teatro Victoria Espinosa, jamás uno ha sido igual al otro, aun cuando mantengan ciertos elementos como la cinta adhesiva, o el trabajo con los cuerpos y el espacio.

La Trinchera. Montaje por Marili Pizarro. Imagen suministrada.

Por su parte, interesadas en proyectos fotográficos que “sacudan” a quienes los observan, La Trinchera realizará este año un viaje a los Emiratos Árabes donde colaborará con el artista plástico Ulrik López y fungirá como asistente de coreografía para treinta y dos bailarines.

La Trinchera. Foto por Mariana Roca.

Asimismo, en febrero retomará su participación en la pieza Anoxia, de Joaquín Octavio.

La Trinchera. Foto por Mariana Roca

Agradecidas con todas las personas e instituciones que les han colaborado como el MAC, Y no había luz, y artistas como Kianí del Valle — quien las invitó a participar en Cuerpo en Ecos —, el músico Raúl Porro, Mariana Roca en la fotografía, Garvin Sierra y Juan Fernando Morales, entre otros, proponen un arte muy cercano al público en cuanto al efecto que producen sus obras.

La Trinchera. Foto por Mariana Roca

Ciertamente — y en mi subjetivo pensar —, ellas encuentran en la incomodidad de sus piezas performáticas la manera de levantarse ante el statu quo del inmovilismo. 

www.latrincheradanza.wixsite.com/latrinchera

Sigue a La Trinchera en Facebook e Instagram.

Recientes de Arte

Ir Arriba