TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

En carne viva, despojada de lo superfluo y cercana a los orígenes la obra de Juan Bautista Climént Palmer

en Arte/Entrevistas por

Me topé con su obra de manera accidental. Fue un encuentro en el que te cuestionas las razones de la supuesta casualidad. Atrapada ya en la ¿ficción? de una máscara de su creación, evoqué — primero — esa sensación constante que tengo de que colectivamente hay un pacto tácito en el que debemos hacer uso diario de varios disfraces con el simple pretexto del miedo de mostrarnos tal como somos. 

No puedo negar que mi afinidad hacia lo aparentemente desconocido y oculto me impulsó a seguir la huella dactilar de su arte. Un buscador cibernético, un nombre y toda la información posible. Hasta que di con su trabajo de fin de máster titulado La Máscara: Reunión del Objeto y el Sujeto/La máscara como herramienta plástica para reunir al símbolo y su hacedor. Entre los apartados se consideraba El símbolo mágico. Esa inicial lectura rápida de medianoche que fue una mezcla entre la apreciación de las piezas y las palabras se me quedó revoloteando de tal manera que a esa hora me puse a reflexionar acerca de mi obsesiva tendencia a llamar el término magia en todo lo que nombro. Creo que se refiere a mi testaruda necesidad de comprender que hay algo sin medida que abarca más, infinitamente más, que todos nosotros. 

La exhibición “Carne viva” de Juan Bautista Climént Palmer se presenta en Roberto Paradise del 14 de diciembre de 2018 al 2 de febrero de 2019. Foto suministrada.

Sin duda, él (era) un artista por el que sentía un enorme interés de escuchar. Logré comunicarme por una red social. Gentilmente, aceptó la entrevista. Y unos días después estábamos alrededor de una pequeña mesa con tres cafés, redescubriendo la chispa esencial de su cosmos creativo. Nos acompañaba el galerista de Roberto Paradise, Francisco Javier Rovira Rullán, a quien se le veía inmerso en la exploración de las esculturas y las pinturas que contenía el espacio. 

«En cierta forma veo el pasado en la obra de Juan, pero también intuía que tenía que ver con el presente», comentó Francisco Javier. 

“Máscara del viento” de la exhibición “Carne viva” de Juan Bautista Climént Palmer se presenta en Roberto Paradise del 14 de diciembre de 2018 al 2 de febrero de 2019. Foto suministrada.

Y es que en la aproximación al ethos artístico de Juan Bautista Climént Palmer — ciertamente — hay un regusto intenso del mito, pero en el acercamiento físico hacia la materia que produce nos encontramos que esa narración que parece lejanísima nos relata a nosotros, en el ahora que ejercemos como historiadores siempre vigentes, siempre actuales. 

«La esencia de la magia es crear lo que no ves», sostuvo Juan y añadió: «Para mí es esencial el misterio; lo que es abarcable con palabras hasta cierto punto y hasta cierto punto inexplicable». 

Con su herencia mexicana y boricua, Juan — cocreador de la Escuela Pública, Libre y Gratuita de Dibujo que se llevó a cabo de 2012 a 2014 — se considera dibujante (sin dejar a un lado sus demás prácticas), en el sentido de que la técnica del dibujo es para él «parte de nuestra sobrevivencia». De modo que el «proceso para disciplinar la intuición», como Juan lo llamó, incluye — sobre todo — dibujar, trazar aunque sean garabatos. «Me lleva a otro estado mental; no me recuerdo sin dibujar», dijo. 

“San Cristóbal con el Niño en hombros” de la exhibición “Carne viva” de Juan Bautista Climént Palmer se presenta en Roberto Paradise del 14 de diciembre de 2018 al 2 de febrero de 2019. Foto suministrada.

Concluida la charla, pedí permiso para acercarme a las creaciones de Juan. Los tonos negro y un rosa muy particular las impregnan. Yo vi dioses y diosas que hablan de ti y de mí, vi también el Universo creado y a la misma vez un mundo inacabado por su inclinación al secreto. Observé asimismo el imaginario del folclor tan patente.

«Me gusta generar una identidad mía con toda la humanidad; esas imágenes que crean fantasías van al grano de las cosas; esos símbolos no se agotan», finalizó Juan. 

De regreso a casa, me detuve a pensar que aquello que consideramos un hallazgo fortuito no es más que el hilo invisible de eso incomprensible que manifestaba Juan y — añado — de lo sagrado que se nos expresa en la cotidianidad, aunque no necesariamente reparemos en ello.

Roberto Paradise está ubicado en en la avenida Roberto H. Todd, número 802, en Santurce.

La exhibición Carne viva, del artista Juan Bautista Climént Palmer, inaugura este próximo viernes, 14 de diciembre a las siete de la noche, en la galería Roberto Paradise, ubicada en la avenida Roberto H. Todd, número 802, en Santurce. Para información, llame al 787-429-4887. La misma estará expuesta hasta el 2 de febrero de 2019.

www.robertoparadise.com

Recientes de Arte

Ir Arriba