Colapso; yo reconoce el género fértil del catastrofismo

en Arte por

Artistas y escritores reconocen el género fértil del catastrofismo puertorriqueño en la antología Colapso; yo. Todos se unen en el mismo espanto: colapsar. El litoral recoge 80 micropoemas, cuentos y artes gráficas para intentar desafiar a la sociedad y romper el silencio.

Sobre 40 artistas de diferentes generaciones, experiencias y  regiones de Puerto Rico; utilizan el verbo como herramienta sensible y honesta para atacar la realidad socio-geopolítica. A inicios del 2020, el editor oesteño Gabriel Meroli realiza una convocatoria abierta con la única directriz: contar de manera subjetiva como se vive el colapso.

Para conocer más de cerca la narrativa, entrevistamos al cuentista y poeta Ricardo T. Febre, quien pública Sobre: Vivir Aquí y Sobre: Vivir Aquí II. “Escribir sobre cómo colapsamos fue un proceso primero, de digerirlo y luego, de asimilarlo. Tuve el acercamiento del editor en enero, pero no fue hasta marzo (cuando comenzó la pandemia) que utilicé la escritura como refugio”, manifestó.

Sobre: Vivir Aquí por Ricardo T. Febre
Sobre: Vivir Aquí por Ricardo T. Febre

Según Febre, existen dos partes del colapso. El inicio, ver el sistema económico, social y político caer ante desastres del día a día, atmosféricos y salubres. Y el siguiente, la desorientación ante no saber como reaccionar por la catástrofe.

“Así lo hemos vivimos este último año. En Sobre: Vivir Aquí me paso que lo sobre edite. Lo sobre pensé y me tomo varios meses. Quizás, por no haber digerido todo el colapso. Sin embargo, el segundo poema encontré el hilo conductor, coincidí con el colapso, choqué con el y lo expuse”, profundizó el también autor de La Quijá publicada en Diarios Negros.

Sobre: Vivir Aquí II por Ricardo T. Febre

En la antología Colapso; yo la melodía grupal y el poder de la colaboración conjuntan un pensamiento crítico puertorriqueño contemporáneo. Además, [de]mostrar las fallas de una modernidad construida con inusual prisa.

Mediante el eco subjetivo que no deja de ser colectivo, intenta [otra vez] reclamar la condición que cargan los pies de estx sujetx-colonia.

¿Y quién puede colapsar al leer la obra literaria? “Toda persona puertorriqueña. En este relato agridulce, de pesadumbre y de esperanza; todos podemos colapsar. En Colapso; yo buscamos que una persona del área metropolitana pueda entender como colapsa otro puertorriqueño del área rural. Y viceversa. Esa es la idea y de eso se trata, de exponer los cambios radicales dentro de la isla”, concluyó.

Para conseguir Colapso; Yo ve a Editorial Cun De Amor o Amazon.