Christian Nieves Santiago, la locura del teatro y un susurro cautivador

en Arte/Entrevistas por

¿Sabe cuando uno se prepara para lo que vendrá y ocurre exactamente como planificado? Sucedió todo lo contrario. Había hecho mi breve investigación — como de costumbre intento no predisponerme —, anotado las preguntas guía y visto algunas imágenes. Uno de los artistas entrevistados anteriormente — José Luis Gutiérrez Reyes — trajo su nombre durante nuestra conversación. Conocía — particularmente — una de sus obras, muy renombrada en el ámbito cultural del País. Lo reconocí enseguida. No sé si a él le sucedió lo mismo. Con una sonrisa le confirmé que era yo. Cafés — el mío ya lo había apresurado y andaba por la mitad. 

Hotel Golondrina. Foto: Elizabeth Bracho

Realmente, olvidé si hice la primera pregunta. Lo que sí recuerdo es que nos enfrascamos en la charla hasta llegar a Argentina. Ahí nos detuvimos bastante rato. Había brindado dirección por varios años a la Cooperativa Artetvtrans, con quienes puso en escena la obra Hotel Golondrina. De esa marcada experiencia en teatro social, él tiene infinitas historias para relatar. Es innegable que haber asumido la función de director teatral para una comunidad aún marginada le sirvió de maestra en su manera de percepción y para lo que vendría después. Se da un proceso de entendimiento valiosísimo —particularmente cuando a diario laboras con tantas personas creativas. 

De ahí partimos por unos minutos a Cuba, donde presentó la obra Los condenados, junto a los actores Melissa Rodríguez y José Eugenio Hernández. En solo veinte días armaron la pieza que tuvo gran acogida en el encuentro artístico, dedicado a Puerto Rico.

Caribe Bestial. Foto: Daniel Lugardo

Regresamos, no sin antes detenernos en Nueva York, ciudad en la que retomó con el maravilloso equipo de Caribe Bestial la pieza que se presentó — con el excelente recibimiento por parte del público — en Julia de Burgos Performance Art Center.

Sentados nuevamente en el café santurcino, Christian — quien ha hecho teatro desde los ocho años — reconoce que el arte de la dirección está en la observación, en la escucha bien dispuesta y en la participación activa del grupo actoral en el proceso creativo. 

Caillo Crú. Foto: Krizia Belén

Pero el también maestro de oratoria quiso ir de vuelta al sur. Luego de atender a su petición callada entendí la razón. Allí había creado el unipersonal de clown nombrado Caillo Crú. Siempre acompañado de un ser que «es todo», «no le tiene miedo a nada», «con ella yo sabía que todo era posible»: la actriz Helgalis Ramos. Junto a otros artistas formaron La Horrorosa Banda Teatral, mediante la que hacían fiestas temáticas para costear los gastos de sus proyectos siempre vinculados al teatro. 

Era diciembre de 2016 cuando Christian volvió a su isla. Empezó a crear Caribe Bestial. Algo así como que las fiestas familiares tienen una línea tan fina que no dejan de ser una bomba de tiempo, dijo sobre la obra, y su interés de hacer “teatro bien cálido”.

Helgalis Ramos. Foto: Claudio Campi

Entonces me di cuenta de que Christian hablaba en susurros, como relatando algún secreto. No quise romper el encanto inesperado de su voz. Sé que achiné los ojos como si así pudiera escucharlo mejor. Narró su arte de autogestión, apoyado siempre por sus amistades y las personas que confían en su trabajo; la emoción de saber que tiene tanta gente que lo respalda. 

La Horrorosa Banda Teatral. Foto: Iván y Gabo

Admitió varias cosas: «el teatro nunca está listo», «aun en el proceso de función, empieza otro proceso de investigación», «nuestro trabajo no se puede quedar — exclusivamente — en Puerto Rico» y «los artistas siempre estamos en busca de la mirada de fuera». Fue cuando mencionó la palabra tan temida: “ego”. En ese momento nos fuimos en una charla existencial. «Todo el mundo reclama lo que carece, pero todo es un espejo de uno mismo», expresó para luego añadir que siempre quisiera «sentir que estoy estrenando algo (referente a sus piezas teatrales)». Ahora retomará a Caribe Bestial, a Los condenados, a Don Trino (teatrino creado por el artista José Luis Gutiérrez Reyes). 

Había mencionado repetidas veces la palabra “loco”. Atraída, le pregunté qué representaba para él la locura. «Estar loco es hacer las cosas como te parezcan. Mi locura es el teatro», expresó el actor, quien sabe que éste es para «sentirlo, vivirlo». 

Festín de la Peste. Foto: Fuentes Fernández

Transcurría más de una hora entre nuestros viajes y retornos. Sabía que debía culminar la ¿entrevista? por respeto a sus compromisos, pero me veía diciéndole: «otra pregunta, la última», «otra pregunta, la última» y así in sécula seculórum. Al fin me obligué a despedirnos. Ciao. La puerta del café se abre. Yo me quedo recogiendo la libreta y los motetes. Me fijo. Ninguno de los dos había terminado su café, ahora fríos.

 

Foto de portada: Christian Nieves Santiago. Foto por Eddie Díaz.