TABLOIDE DIGITAL DE DISEÑO

Alméstica y su Boriquembé, salsa gorda expuesta por espíritus jóvenes anclados en nuestras raíces musicales

en Arte por

Los conocí gracias a la oportunidad que me brindara la Asociación Profesionales de Danza de Puerto Rico (AproDanza). En la pasada edición del Día Internacional de la Danza, celebrada en abril, se me brindó la maravillosa oportunidad de laborar con músicos del Conservatorio de Música de Puerto Rico (CMPR). Realmente, pienso que el Universo los puso en mi camino. Sus ganas y su entrega a la pieza hicieron de los ensayos una real diversión en la que los tres estábamos conectados con el propósito de crear buen arte. 

Pasada ya nuestra presentación y al final de la noche, ellos pusieron a gozar al público con una fusión de salsa gorda y un carisma notable. No pude evitar observarlos cuidadosamente mientras ellos compartían su música totalmente en su salsa y algunos asistentes bailaban en la gozadera.

Sin duda, Alméstica y su Boriquembé es un espectáculo que hay que verse, escucharse, sentirse. Ciertamente, los amantes de la salsa evocarán en el ofrecimiento musical de estos jóvenes a los maestros y los soneros de la reconocidísima FANIA. 

Alméstica y su Boriquembé. Foto suministrada.

Concebida como una orquesta de doce músicos, la misma tiene otro formato en el que se reúnen siete músicos si la presentación es en un espacio más pequeño. Sin duda, Alméstica y su Boriquembé tiene el regusto del poder sonoro que escuchábamos antaño y la energía vocal y corporal de Jomar, la voz principal, es un elemento que no puede pasarse por alto.

Fue él, precisamente, quien fundó la orquesta que lleva dando de qué hablar hace más de dos años. “La salsa me tiene bien enamorado”, dijo Jomar, quien recordó que fue la canción Pedro Navaja la primera que le gustó de este género y luego, al conocer la trayectoria musical de Héctor Lavoe, éste se convirtió en su mayor inspiración como sonero. 

Estudiante de Canto, especializado en ópera, del CMPR, Jomar reconoció que “Santurce es importante para mí porque en ella yace la cuna que me ha brindado las herramientas para concretar mi orquesta”. 

Alméstica y su Boriquembé. Foto suministrada.

Por su parte, el pianista clásico Jaime Rivera Fernández se unió a la orquesta por la inquietud de aprender algo nuevo. Gracias a su amistad con Jomar, que comenzó luego de pasado el huracán María, Jaime tuvo el interés de adentrarse en la llamada música popular. Recientemente egresado del CMPR, Jaime no sólo compone canciones junto a Jomar, sino que se ha embarcado en otro proyecto: la literatura. A punto de terminar su primera novela nombrada Veinte años de amor invidente, actualmente estudia Literatura en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto y el Caribe. Igualmente, Jaime colaboró con la danzante y directora de AproDanza, Mayra Collazo, para crear la primera metodología de música para acompañar a la danza en Puerto Rico. El libro Ritmos y pasos va dirigido a niños de 3 a 4 años y próximamente se extenderá a niños de 5 a 6 años. 

Por su parte, Jomar compartió los próximos proyectos de la orquesta, en los que se encuentran la grabación de dos sencillos y el lanzamiento de su primer álbum aproximadamente para el mes de diciembre del corriente año. 

“El sonero no sólo debe ser carismático sino que tiene que conocer un vocablo extenso”, sostuvo Jomar, quien añadió los dotes para la improvisación y el constante adiestramiento. “Hago salsa gorda para hacer música honesta”, concluyó Jomar.

Yo, que los he conocido y visto en la acción performática de la música, me atrevo a decir que Alméstica y su Boriquembé -que ya goza de excelente respuesta por parte del público- tiene una excelente propuesta para bailarse, gozarse, escucharse en un país tan sandunguero como el nuestro.

www.facebook.com/elbembedeborinquen

Recientes de Arte

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Comparte nuestra pasión por el diseño con tus amigos.
close-link
Select Language
Ir Arriba