25 años de Humberto Ramírez en el jazz puertorriqueño

en Arte/Entrevistas por

Humberto Ramírez está celebrando 25 años de carrera musical haciendo lo que más le gusta: el jazz. Para festejarlo, ofrecerá el concierto 25 Años Jazzeando en el Teatro Tapia este sábado, 6 de agosto junto al Big Band y un desfile de artistas invitados. Su trayectoria es impresionante. No en balde, Humberto es uno de los mayores exponentes del jazz en Puerto Rico.

Egresado de la Escuela Libre de Música de San Juan y el Berklee College of Music en Boston, Humberto estudió composición y orquestación para cine y televisión en Dick Grove School of Music en Los Angeles, California. Ha trabajado como director musical, productor, arreglista y compositor para un sinnúmero de artistas de distintos géneros musicales, desde música tropical hasta el reggaetón, tales como Willie Rosario, Tony Vega, Olga Tañón, Willie Colón, Gilberto Santa Rosa, Marc Anthony, India, Domingo Quiñones, Lourdes Robles, Rubén Blades, Brenda K. Starr, Tito Nieves, Víctor Manuelle, Daddy Yankee, Tito El Bambino y Zion, por mencionar algunos. Humberto ostenta múltiples galardones: un Grammy por el álbum que produjo para Olga Tañón, Olga Viva, Viva Olga, cuatro nominaciones al premio Grammy como productor, seis discos de Platino, doce discos de Oro, cuatro Visionary Awards y seis premios Tu Música. Amenizó la toma de posesión del Presidente de Estados Unidos en 1997 y tocó para el Presidente Obama en la Casa Blanca en 2009.

90GRADOSº conversó con Humberto para conocer un poco más de su amplia carrera y de su esencia como artista.

¿De dónde surgió tu interés por la música?

Por haber crecido en un hogar donde la música era protagonista, fue parte de mi vida desde niño. Mi papá es músico y mi mamá era una gran conocedora y amante de la música.

¿Qué te llamó la atención del fiscorno? ¿Qué otros instrumentos musicales tocas?

En realidad, a mí lo que siempre me gustó fue la percusión, que fue el primer instrumento que toqué de niño: batería, congas y bongó. Mi papá tenía un piano y tenía mucha atracción por ese instrumento. Lo del fiscorno pasó porque él tenía uno y me propuso que aprendiera a tocarlo. Cuando tomé en serio mis clases, entonces me compró mi primera trompeta. Luego, en la Escuela Libre de Música pude estudiar piano y flauta.

¿Cuán influyente fue tu padre en tu carrera? ¿Piensas que hubieras optado por una carrera en la música si tu padre no hubiera sido músico?

Mis padres fueron los responsables de que me apasionara tanto por la música. Sin ellos, no hubiese sido lo mismo. Mi total entrega a este arte es gracias a ellos.

¿Cómo describes tu educación en la Escuela Libre de Música? ¿Qué similitudes y diferencias tiene de tu educación en Berklee College of Music y en Dick Grove School of Music? ¿Que ha sido lo más valioso de esta experiencia educativa?

La Libre lo fue todo para mí. Ahí aprendí a valorar aún más la música y me preparó para mi educación universitaria. Berklee me enseñó que para ser un músico exitoso hay que tener mucha disciplina y compromiso. Además, me ayudó a formarme como compositor y arreglista. Aunque por razones económicas no pude terminar en Dick Grove, allá pude entender el concepto de escribir para la orquesta grande. Fueron tres experiencias distintas pero muy enriquecedoras.

Cuéntanos sobre los talleres de jazz y música popular que impartes durante los veranos.

Los talleres son esenciales para poder preparar a futuras generaciones en el campo musical. Son talleres especializados para estudiantes con mucho talento y deseo de mejorar sus habilidades en la música. Hace cinco años comencé a ofrecerlos y ya hay jóvenes que comenzaron con nosotros que están estudiando en Berklee, los programas de música del Conservatorio (de Música) y la Universidad Interamericana (de Puerto Rico).

¿Qué es lo más que disfrutas de componer?

La libertad de poder desarrollar mis ideas sin restricciones. Es un momento único en el cual puedo darle personalidad y estilo a la música que estoy escribiendo.

Describe tu proceso creativo a la hora de componer.

Muy simple. Si no escucho música y las ideas no llegan, no comienza el proceso. Una vez las ideas llegan, automáticamente uno se inspira y todo fluye.

¿Cuál dirías es la mayor diferencia de componer para ti mismo que para otro artista o intérprete?

Todo se basa en el concepto de cada proyecto, incluyendo los míos. Antes de comenzar el proceso de escribir, tengo que tener claro el concepto, propósito y estilo que voy a trabajar.

¿Cuán importantes son para ti tus programas radiales?

En estos cuatro años que he estado en radio, he podido conocer una forma distinta de estar conectado a mi público. Comparto la música de forma educativa y eso motiva a otros a escuchar jazz.

¿Qué podemos esperar del concierto “25 Años Jazzeando”? ¿Quiénes participarán del concierto?

Los espero el sábado 6 de agosto en el histórico Teatro Tapia. Estaré junto a mi Big Band interpretando los temas favoritos de todos ustedes y, además, con mis invitados de lujo: Nydia Caro, Giovanni Hidalgo, Oskar Cartaya, Edsel Gómez, Luis Aquino y Tito de Gracia.

¿Cuál crees tú que ha sido la mayor contribución de Puerto Rico en el jazz? ¿Hay algo más que la escena del jazz en Puerto Rico pueda hacer para crecer?

Cuando hablamos del jazz en Puerto Rico, tenemos que conocer la historia de muchos músicos que ya nadie recuerda. Han olvidado a Rafael Escudero, Rafael Duchesne, Moncho Usera, Rogelio “Ram” Ramírez y otros que fueron pioneros, incluyendo a Rafael Hernández que fue un gran trombonista. Mucha gente desconoce que lo que llamamos jazz latino hoy día comenzó con un experimento musical de un músico sanjuanero, el maestro Juan Tizol. La mayoría de la gente conoce a Tizol por su clásico tema, Caravan, grabado en 1943 con la orquesta de Duke Ellington. Pero desconocen que antes de Caravan, Tizol escribió un tema llamado originalmente Porto Rican Girl que hoy día se conoce por el título de Moonlight Fiesta y lo grabó también con Ellington en 1934. En ese tema están las primeras influencias del jazz latino. Eso es solo un poco de la historia del jazz en Puerto Rico. Para poder contarla completamente, necesitaríamos muchas páginas. Pero de algo estoy muy seguro, el jazz en Puerto Rico está en su mejor momento y en continua evolución.

El concierto 25 Años Jazzeando se presenta este sábado 6 de agosto de 2016 a las 8:00 p. m. en el Teatro Tapia en el Viejo San Juan. Los boletos están disponibles en Ticket Center.

www.humbertoramírez.com

www.tcpr.com

www.themarbleshop.com

Foto cortesía de Humberto Ramírez.
Foto cortesía de Humberto Ramírez.
Foto cortesía de Humberto Ramírez.
Foto cortesía de Humberto Ramírez.